¿Qué es la planificación financiera?

La planificación financiera es un proceso por el que se organizan, detallan y personalizan las finanzas de una persona o empresa para conseguir unos objetivos financieros concretos.

¿Qué es la planificación financiera?

Cómo hacer una buena planificación

Te detallamos los principales pasos que debe tener toda planificación financiera

Establecer un objetivo

Debemos contar siempre con un objetivo, ya sea a corto, medio o largo plazo. Habrá que establecer ese objetivo concreto y definir qué plazo nos marcamos para conseguirlo. 

Realizar un presupuesto

Haremos un estudio de los gastos e ingresos que tenemos. A partir de ahí, diseñamos un plan de acción que nos ayudará a optimizar ingresos y reducir  gastos. 

Comenzar a ahorrar

Establecer un ahorro para conseguir los objetivos de nuestra planificación financiera. Debe ser realista, tanto en cuanto a las cantidades como a los plazos o nuestro ritmo de vida. 

Invertir el ahorro

Con la inversión podremos aumentar el capital, pero es fundamental tener unos conocimientos mínimos. Lo recomendable es contar con asesoramiento profesional. 

¿Por qué es importante la planificación financiera?

Para una buena planificación financiera, es fundamental saber qué objetivos queremos conseguir y de qué tiempo disponemos de cara a realizar un buen estudio que nos ayude a conseguir estos objetivo.

Este punto es muy importante, ya que que de la cantidad que queramos ahorrar y del tiempo que tengamos para hacerlo condicionará todo. El éxito de la planificación financiera dependerá de la buena organización de nuestros ahorros e inversiones.

Por otro lado, si queremos apoyar nuestro ahorro con inversión, es fundamental conocer el horizonte temporal para adaptar el perfil de riesgo a nuestro objetivo.

¿Por qué es importante la planificación financiera?

Tipos de planificación financiera según el plazo

  • Planificación a corto plazo

    Esto podrían ser  las próximas vacaciones familiares. Debemos establecer un presupuesto claro desde el principio y ajustarnos a él, organizando el ahorro de cara a los siguientes meses.

  • Planificación a medio plazo

    Dentro de la planificación financiera a medio plazo estarían aquellos desembolsos de dinero más importantes, como puede ser comprar un coche nuevo o dar la entrada de una casa. 

  • Planificación a largo plazo

    El mejor ejemplo de planificación a largo plazo es la jubiación. Contar con patrimonio suficiente de cara al retiro laboral es muy importante si no queremos peder nivel de vida. 

Servicio de planificación financiera de Renta 4 Banco

En Renta 4 Banco contamos con un servicio de planificación financiera que te ayudará a conseguir un futuro más estable y seguro

El papel de los seguros de vida en la planificación financiera

Los seguros de vida son contratos mediante los cuáles una entidad aseguradora se compromete, a cambio del pago de una prima por parte del cliente, a que, si ocurre un siniestro cubierto por la póliza, ésta se compromete a indemnizar a través del pago de un capital o renta

Cuando queremos hacer una planificación financiera óptima, debemos ponernos tanto en el mejor escenario como en el peor. Por ello, contar con un seguro de vida ofrece al inversor la tranquilidad de que, de cara posibles infortunios , el bienestar fututuro de sus seres queridos está a buen recaudo. 

VER SEGUROS
El papel de los seguros de vida en la planificación financiera

Preguntas frecuentes sobre la planificación financiera

Una planificación financiera es un proceso global, continuo y sistemático que persigue conseguir unos objetivos a corto, medio o largo plazo. El asesoramiento financiero, en cambio, es el servicio que brinda un profesional de las finanzas para ayudar a administrar las finanzas de una forma más efectiva. Por tanto, es algo más puntual mientras que la planificación financiera es integral. 

Sí, una correcta planificación financiera tendrá en cuenta todo el patrimonio. Esto incluye no solo los activos, como las propiedades, las inversiones o las cuentas bancarias, sino también todos los pasivos. Y es que también es fundamental tener en cuenta las deudas, hipotecas u otros gastos fijos. 

Una planificación financiera adecuada tiene que ser flexible. Así, ante la llegada de un nuevo gasto fijo habrá que adaptar la planificación a la nueva situación. Solo así se podrán mantener los objetivos a lo largo del tiempo de una forma realista. Si, por el contrario, nuestra situación financiera ha mejorado porque empezamos a tener más ingresos, también debemos incluirlo para sacar de ese dinero el máximo rendimiento. 

ee