Rentabilidad de bonos y obligaciones del Estado

Rentabilidad de bonos y obligaciones del Estado

SOLICITAR INFORMACIÓN
Rentabilidad de bonos y obligaciones del Estado

¿Cómo calcular la rentabilidad de los bonos y obligaciones del Estado?

¿Cómo calcular la rentabilidad de los bonos y obligaciones del Estado?

Cuando compramos deuda pública hacemos un préstamo al Estado, que se compromete a devolver el dinero más unos intereses. Para que resulte atractiva esta inversión, la rentabilidad de los bonos y obligaciones del Estado suele ser aproximadamente la suma de la previsión del crecimiento del PIB, más la previsión de la inflación de aquí al momento de vencimiento. 

Por ejemplo, si estimamos que el PIB español va a crecer un 2% y la inflación un 3% en 5 años, nos parecería adecuada una rentabilidad del 5% para comprar bonos a ese plazo.

No obstante, si vendemos bonos u obligaciones del Estado antes de la fecha de vencimiento, la rentabilidad no será la conocida, sino que variará, asumiendo el riesgo de que la operación en el mercado secundario se realice a un precio inferior al de adquisición o, por el contrario, su valor haya subido y podamos vender a mejor precio, logrando un beneficio superior al esperado al realizar la inversión inicial.

Intereses de los bonos y obligaciones del Estado

Intereses de los bonos y obligaciones del Estado

En el mundo de la inversión en bonos y obligaciones del Estado, podemos encontrar diversas opciones en términos de plazos y tipos de interés. Los bonos se emiten a 3 y 5 años, mientras que las obligaciones ofrecen plazos más largos: 10, 15, 20 y 50 años.

En cuanto al tipo de interés, este puede ser fijo o variable. La mayoría de los bonos y obligaciones se emiten con un "interés fijo", lo que significa que los inversores recibirán pagos de intereses regulares a una tasa predeterminada a lo largo del periodo. Sin embargo, también existen bonos con un "interés variable" que pueden tener tasas de interés que cambian con el tiempo. Estos bonos pueden ofrecer tasas variables basadas en indicadores financieros o estar vinculados a la inflación. Estas opciones brindan a los inversores una variedad de alternativas para adaptarse a sus necesidades y perspectivas de mercado.

La renta fija pública garantiza la devolución del capital invertido al vencimiento, así como el pago de los cupones o intereses periódicamente durante la tenencia del título. Y es que tanto los bonos y las obligaciones del Estado, como las letras del Tesoro suelen ser inversiones de bajo riesgo dada la baja probabilidad de incumplimiento por parte de un Estado como España. De esta forma, si mantenemos nuestra inversión hasta el final recibiremos los intereses prometidos, más el capital invertido.

Preguntas frecuentes sobre la rentabilidad de los bonos y obligaciones del Estado

La rentabilidad de los bonos y obligaciones del Estado dependerá de varios factores: 

  • Emisor: dependiendo de la calidad crediticia del emisor (es decir, la posibilidad de que cumpla con los pagos), el interés será mayor o menor. A mayor posibilidad de que se cumplan los pagos, menor riesgo. 
  • Duración: A mayor duración que tenga el activo de renta fija, la rentabilidad ofrecida será mayor, puesto que la volatilidad que tendrá el activo será más alta y, por tanto, el riesgo. 
ee