Opinión

Primeras y segundas lecturas de Powell

Juan Carlos Ureta - Presidente ejecutivo de Renta 4 Banco

Los dos factores que parecen estar detrás de la remontada espectacular de las Bolsas de esta semana, por un lado el rebalanceo de posiciones por parte de los gestores de Fondos, que, tras un semestre de fuertes descensos de la renta variable, deben subir el peso de las acciones en sus carteras para compensar esas caídas de valor y mantener los porcentajes de acciones en las carteras, y por otro lado la esperanza, generada por la comparecencia de Jerome Powell ante el Congreso americano, de que al final la Fed sea capaz de lograr un aterrizaje suave ('soft landing') evitando la temida recesión.

A esos dos factores se han unido algunos otros, como la tranquilidad en el precio del petróleo, que ha bajado por segunda semana consecutiva, o el buen comportamiento de algunas tecnológicas como Tesla, que subió el martes casi un 10% tras anunciar un ajuste de su plantilla. Precisamente ha sido el Nasdaq el mejor índice de la semana, con un alza en las cinco sesiones del 7,5% mientras que el S&P ha subido un 6,5%, el Dow Jones el 5,4% y el Eurostoxx el 2,7%. Son subidas especialmente notables en los índices norteamericanos que se producen tras la peor semana de esos índices desde marzo de 2020 y tras una racha de tres semanas consecutivas a la baja. Las subidas en Asia y emergentes han sido menores, 2% el Nikkei, 1% el S&P y 0,65% el MSCI de Bolsas emergentes en dólares.

A nivel macro, los PMIs preliminares publicados esta semana en Europa han sido bastante buenos y los americanos menos buenos, pero en general han ayudado a esa sensación de alivio que aleja un poco, al menos mentalmente, las preocupaciones sobre la recesión y que vuelve a animar a los inversores a tomar riesgos. Incluso el bitcoin, que el sábado 18 de junio llegó a cotizar a 17.605 dólares, amenazando con un desplome en toda regla, recuperó ya el mismo lunes pasado los 20.000 dólares y parece asentarse por encima de ese nivel, lo cual indica, por el momento, una menor aversión al riesgo.

"Las Bolsas han hecho una primera lectura muy positiva del discurso de Powell, pero están por ver las segundas y terceras lecturas"


Como decíamos, aparte del rebalanceo de fin de semestre, lo que realmente parece haber tranquilizado a los inversores son las palabras de Powell en su comparecencia semianual ante el Congreso americano. Powell manejó ese calculado lenguaje ambiguo propio de los banqueros centrales, pero dejó un mensaje muy claro, el de que la economía norteamericana es muy fuerte y está bien posicionada para soportar una política monetaria más estricta. Con ese telón de fondo, advirtió de posibles "nuevas sorpresas" en la inflación, y aseguró que la Fed seguirá subiendo los tipos "hasta que la inflación dé muestras de desaceleración".

Wall Street leyó en positivo el mensaje de Powell, tal vez porque se mostró muy pragmático al asegurar que las decisiones se irán tomando en cada reunión y al decir que la Fed "no está intentando provocar una recesión y no cree que eso sea necesario, pero controlar la inflación es absolutamente esencial". Si bien se curó en salud al decir que la recesión es posible por más que la Fed tenga como objetivo el "soft landing".

Al final Powell prevé que la inflación este año quede en el 5,2% y los tipos entre el 3% y el 4% (es decir, tipos reales negativos) y estima que el crecimiento de EE.UU. sea del 2,7% para este año (rebaja sobre la estimación anterior del 2,8%) y el mismo 2,7% para el 2023, con recuperación del 2,9% para el 2024. La idea de la Fed por tanto es que ni la subida de tipos ni la retirada de liquidez van a influir lo más mínimo en el crecimiento económico. Los mercados de bonos, con su aplanamiento y en algunos momentos inversión de la curva, parecen no tenerlo tan claro.

Las Bolsas, como decíamos, han hecho una primera lectura muy positiva del discurso de Powell, pero están por ver las segundas y terceras lecturas. Hay que recordar que tras la última reunión de la Fed del pasado día 15 de junio, la primera lectura de las Bolsas americanas, el propio miércoles 15 por la tarde tras el comunicado, fue muy positiva, pero tanto el jueves como el viernes los mercados hicieron una segunda lectura menos amable, y cayeron con enorme fuerza. Lo mismo podría pasar ahora, ya que hay indicadores que anticipan contracción económica, como la caída del precio del petróleo o el hecho de que el mineral de hierro tocase el martes pasado su mínimo de los últimos seis meses tras conocerse que las acerías de China recortan la producción (recordemos que el sector inmobiliario representa hasta el 40% de la demanda de acero de China).

Entramos en la semana final del mes y del semestre y hay pocos datos económicos, salvo los gastos de consumo personal (PCE personal consumer expenditures) y su deflactor (PCE deflactor), un indicador de inflación al que la Fed presta mucha atención. Tampoco hay datos empresariales, a la espera de que empiecen a publicarse los resultados empresariales del segundo trimestre a mediados de julio.

La atención volverá a estar centrada en los Bancos Centrales, en concreto en la conferencia que organiza anualmente el BCE en Sintra, Portugal, que tendrá lugar del 27 al 29 junio y en la que intervendrán tanto Christine Lagarde como Jerome Powell. En esas comparecencias Christine Lagarde debería precisar más la nueva herramienta antifragmentación y tanto ella como Powell podrían dar pistas más concretas de lo que van a hacer el BCE y la Fed en sus respectivas reuniones del 21 y 26 de julio, en la que se prevén subidas de tipos del 0,25% en el BCE y del 0,75% en la Fed.

A pesar del fuerte repunte de estos últimos días, importantes inversores y economistas siguen apostando por nuevas caídas. El ex Secretario del Tesoro americano Larry Summers ve "inevitable" la recesión, el mayor gestor de fondos de cobertura del mundo, Ray Dalio ha redoblado su apuesta en contra de las Bolsas europeas en medio de mensajes muy catastrofistas, y Black Rock ha seguido insistiendo en que los beneficios empresariales serán más bajos de los estimados por los "devastadores efectos" de las subidas de tipos y sus "serios riesgos para el crecimiento".

Pero, sin perjuicio de esas opiniones, a corto plazo, y en lo que esta semana se refiere, lo que cabe esperar con el fin de semestre por medio y con las compras forzadas por el rebalanceo de las carteras, es una relativa calma en las Bolsas.

Juan Carlos Ureta Domingo
Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.