Opinión

Los 'espíritus animales' hacen olvidar los malos datos

Juan Carlos Ureta - Presidente ejecutivo de Renta 4 Banco

Tras la espectacular subida de la semana anterior, y en medio de una economía paralizada por el confinamiento global, las Bolsas americanas han vuelto a subir esta semana, llevando al Dow Jones a recuperar los 24.000 puntos y a protagonizar sus mejores dos semanas seguidas desde los años treinta del pasado siglo, una época también, por cierto, llena de incertidumbres económicas. El S&P no le ha ido a la zaga, con su subida semanal del 3% pero la gran estrella ha sido, una vez más, el Nasdaq, con una subida semanal del 6% que se añade a la del 10,6% de la semana previa.

Sin duda surge la pregunta de por qué las Bolsas suben con esta alegría cuando más de veintidós millones de americanos han perdido su empleo en el último mes, cuando el FMI pronosticó el pasado jueves una recesión global que llevará a la economía a su mayor desplome desde la Gran Depresión del pasado siglo, cuando China ha sufrido una caída de su PIB del 6,8% en el primer trimestre, su primera caída desde que se comenzó a publicar la serie histórica en 1992, y cuando, finalmente, los resultados empresariales del primer trimestre que se han empezado a publicar estos días muestran un deterioro mayor de lo que se pensaba. Cuando, en definitiva, el mundo está sufriendo eso que el Fondo Monetario Internacional llama el "gran confinamiento".

Los datos, efectivamente, confirman los peores escenarios. Las ventas minoristas de marzo en Estados Unidos, publicadas el miércoles pasado, cayeron un 8,7%, por encima del 8% estimado por los analistas. El índice de manufacturas de Nueva York, que se publicó también el miércoles, cayó en marzo un 78,2%, la mayor caída de toda su historia, superando a la Gran Depresión. En la crisis financiera de 2008 la peor lectura fue -34.3%. El desempleo semanal fue peor de lo esperado, con cinco millones doscientos cuarenta y cinco mil nuevos parados, frente a los cinco millones estimados, lo que no impidió al S&P subir tras la noticia.

Por el lado de los resultados, la gran banca americana ha visto hundirse sus beneficios en el primer trimestre y las fuertes provisiones realizadas no anticipan nada bueno. En concreto, Citi ganó un 46% menos que el pasado año, Wells Fargo un 89% menos, JP Morgan un 69% menos, Goldman un 46% y Morgan Stanley un 30% menos, dotando todos fuertes provisiones, ante el temor de un auge de la morosidad o de un deterioro mucho mayor de los activos de sus balances.

En Europa las matriculaciones de coches han caído un 55% en marzo, lo que no ha impedido a las automovilísticas europeas tener una buena semana en Bolsa, con subidas de más del 5% para Volkswagen y BMW y de más del 3% para Daimler. Por su lado Japón ha puesto en marcha el helicóptero monetario dando novecientos dólares a cada ciudadano y, tal vez por ello, el Nikkei ha subido un 2% en la semana.

Pero, sin duda, la peor noticia de la semana ha sido el informe de primavera del Fondo Monetario Internacional presentado el jueves. No solo por el anuncio de una fuerte recesión para este año, con expectativas de recuperación para el 2021, sino, sobre todo, por el riesgo de inestabilidad financiera que resaltó el Financial Stability Group. Este comité del Fondo Monetario, que monitoriza los riesgos financieros, considera que el elevado endeudamiento con el que las compañías entraron en la crisis del coronavirus es el elemento de inquietud más relevante y la mayor amenaza para la estabilidad financiera global. En definitiva, el FMI alerta de una posible gran crisis de deuda, algo que se evitó (o tal vez se desplazó) en el 2008 pero que tal vez ahora no se pueda evitar.

¿Por qué en medio de todas estas noticias suben las Bolsas, sobre todo las Bolsas norteamericanas?

Hay tres factores que parecen estar detrás de las subidas. El primero y posiblemente principal son las medidas de la Fed, sobre todo el programa de 2,3 trillones (billones americanos) de dólares anunciado el Jueves Santo, que dejó muy claro a los inversores que la Fed y los restantes Bancos Centrales van a ir hasta donde haga falta para sostener la economía. Jerome Powell lo dejó muy claro en su intervención televisiva tras el anuncio, por si había dudas.

El segundo factor es el temor a quedarse fuera si la epidemia se controla pronto y la economía se recupera en "V" dando lugar a un fuerte rally bursátil, el llamado FOMO ("fear of missing out"). La noticia de que la farmacéutica Gilead puede haber descubierto un fármaco eficaz frente al virus unida a una comparecencia de Trump el jueves por la noche expresando su deseo de que la economía vuelva pronto a la normalidad, aún a riesgo de relajar las medidas preventivas del confinamiento, impulsaron a los índices al final de la sesión del jueves en Wall Street y dispararon los futuros en la madrugada asiática. Los "espíritus animales", que Trump , nos guste o no, maneja con maestría, han vuelto a aparecer de nuevo.

El tercer factor es la enorme concentración en pocos valores de la capitalización de las Bolsas americanas, siendo precisamente esos valores los que protagonizan las mayores alzas. Cinco valores (Microsoft, Apple, Amazon, Alphabet y Facebook) suponen el 22% de la capitalización del S&P y en el caso del Nasdaq 100 esos mismos cinco valores pesan un 45% en su capitalización. Esos valores han recuperado gran parte de sus caídas, incluso Amazon está en máximos históricos, por encima de sus niveles de febrero anteriores al 'crash' del coronavirus.

Pero no solo suben los valores de calidad. Tras la decisión de la Fed de invertir en high yields, los bonos de peor calidad han tenido un rally impresionante en solo dos semanas. Y en lo que a la Bolsa se refiere, no solo suben las tecnológicas, que podrían verse favorecidas por la nueva economía del confinamiento. La pasada semana hemos visto subidas fuertes en las automovilísticas europeas, pese a que, por ejemplo, Volkswagen ha anticipado una caída de un 77% en sus beneficios del primer trimestre, y el viernes en la Bolsa de Nueva York no fueron las tecnológicas las que impulsaron al Dow Jones, sino Boeing, que subió un 14,5% en la sesión, Exxon que subió un 10,4%, Chevron que subió un 9% y JP Morgan que subió un 8,8%. En definitiva, el dinero presiona en todas las clases de activos, en unos porque son buenos y en otros porque su precio ha bajado mucho.

Al final, lo que subyace en este nuevo brote de euforia inversora es la convicción de que en cuanto haya un fármaco contra el virus, que parece lo habrá pronto, y en cuanto se levante el confinamiento, viene una reactivación muy fuerte. Nadie sabe si va a ser así o no, pero está claro que los mercados están haciendo la lectura más optimista entre las posibles, y olvidando que el consumo, que es el 70% del PIB en las economías americana y europea, puede quedar muy castigado y no solo de forma transitoria sino de forma estructural. Se habla mucho de la ruptura de las cadenas globales de producción, pero se debería hablar también de la ruptura de las pautas de consumo globales, una ruptura que, a nuestro juicio puede hacer la salida del confinamiento mucho menos "alegre" de lo que el mercado parece estar descontando.

Hay un mercado, sin embargo, que parece no ver las cosas de forma tan optimista. El petróleo cerró el viernes en 18,1 dólares barril (el crudo ligero WTI) pese al acuerdo alcanzado en la OPEP de recortar la producción un 10%, reflejando así una expectativa de fuerte bajada de la demanda en los próximos años, por falta de crecimiento económico.

Tras el fuerte rally de estas dos semanas, el Dow Jones ha superado de nuevo los 24.000 puntos y el S&P cerraba el viernes cerca ya de los 3.000, concretamente en 2.874,5 puntos. Si descontamos para los beneficios por acción (BPA) de las compañías que forman el S&P una caída este año del 25% y una subida el próximo año del 40% y aplicamos un PER medio histórico de 17 veces beneficios, la valoración que nos sale está en estos niveles cercanos a los 2.900 puntos. Lo que quiere decir que a estos niveles del S&P ya descuentan un escenario muy optimista de salida en "V".

Entramos ya en plena publicación de resultados del primer trimestre, con empresas como Netflix, Intel, American Express, Coca Cola, Credit Suisse, o Sanofi, entre otras muchas, dando sus cifras. Desde el punto de vista técnico, el S&P parece querer romper la media móvil de cincuenta sesiones y si lo hiciera podría tener recorrido adicional, algunos dicen que hasta los 3.000 puntos.

Los inversores van a mirar sobre todo las noticias sobre vacunas o fármacos frente al Covid y las peticiones de desempleo semanal en EE.UU. el jueves. Aunque las Bolsas, sobre todo las americanas, están descontando ya en sus valoraciones actuales un escenario bastante optimista, la realidad es que los "espíritus animales" han vuelto a la escena bursátil y pueden llevar los precios de los activos de riesgo más arriba, incluso en medio de malos datos.

Pero en nuestra opinión los inversores deberían contemplar escenarios futuros no tan atractivos y actuar con prudencia.


Juan Carlos Ureta Domingo
Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.