Opinión

Las Bolsas reviven en mayo bajo el liderazgo de las tecnológicas

Juan Carlos Ureta - Presidente ejecutivo de Renta 4 Banco
Mayo ha terminado siendo un mes excelente para las Bolsas, con subidas generalizadas en prácticamente todos los índices, a pesar de que en las dos últimas semanas algunos índices, tanto europeos como americanos han mostrado síntomas de fatiga. Una fatiga explicable tras un mes en el que el Dow Jones ha superado los 40.000 puntos por primera vez en su historia, el S&P ha superado los 5.300 puntos y el Nasdaq Composite ha superado los 17.000 puntos, todos ellos batiendo máximos históricos de todos los tiempos.

Al final, el Eurostoxx ha tenido que conformarse con un modesto avance del 1,3% en el mes, y el Dow Jones con un avance mensual del 2,3%, algo mayor pero igualmente modesto en comparación con el 6,88% que ha subido el Nasdaq Composite
en mayo o incluso con las ganancias mensuales del 4,8% en el S&P, del 4,9% en el índice Russell 2000 de compañías americanas de pequeña capitalización o con el 4,3% que ha subido nuestro Ibex en mayo. El Nikkei japonés y el MSCI de Bolsas emergentes han tenido subidas mensuales casi simbólicas, del 0,2% y 0,3%, respectivamente.

Podríamos, por tanto, decir que las Bolsas han vivido en mayo un claro “revival”, pero a continuación hay que añadir que ese “revival” ha sido muy desigual y muy sesgado hacia la tecnología,
que es el sector que viene liderando las subidas bursátiles estos últimos años y que, a nuestro juicio, seguirá liderándolas. Y hay que decir que incluso en la tecnología hemos visto también algunas pequeñas grietas, como la de Salesforce esta última semana, en la que se ha dejado un 14% tras presentar sus cifras trimestrales, continuando así la profunda corrección, superior ya al 25%, que inició a principios de marzo tras alcanzar su récord histórico de cotización.

Dejando al margen estos casos particulares, las Bolsas han logrado cortar en mayo la dinámica bajista de abril y los resultados empresariales que se han ido publicando han sido claramente la causa de ese cambio de dinámica.
Los resultados explican también el buen comportamiento de las tecnológicas, sobre todo tras la publicación por Nvidia el pasado 22 de mayo de sus espectaculares resultados trimestrales y de sus no menos impresionantes perspectivas de crecimiento, una publicación que dio alas a todas las tecnológicas, con alguna excepción, como la ya mencionada de Salesforce, que el jueves pasado cayó un 20% tras publicar unas cifras y unas estimaciones que no gustaron al mercado, sobre todo porque por primera vez en la historia sus ingresos quedaron por debajo de las estimaciones de los analistas.

Pese a la caída de Salesforce, la última semana de mayo ha sido, de nuevo, un ejemplo de ese mejor comportamiento de la tecnología.
Tanto el Nasdaq como el S&P han tenido su primera semana de recortes tras seis semanas consecutivas al alza, pero la caída semanal del Nasdaq ha sido la mitad de la del S&P, del 0,5%, frente al 1% de caída del S&P (-1,1%) y del Dow Jones (-1%) y del Eurostoxx (-1%). Y eso a pesar de la subida vertical del Dow y del S&P en la hora final de la sesión del viernes, que en esta ocasión no solo era la sesión de cierre de la semana sino también la de cierre mensual. Pero, en todo caso, las subidas mensuales han sido bastante generalizadas y, por tanto, no podemos decir que no haya habido amplia participación de mercado.

La pregunta es si la reacción alcista de las Bolsas en mayo supone la vuelta al rally alcista, tras el paréntesis de abril, que podría ser interpretado como un descanso dentro de la subida.

La respuesta no es todo lo clara que nos gustaría que fuera. Por un lado, los resultados empresariales mueven al optimismo, al demostrar que las empresas, en general, están sabiendo adaptarse al nuevo entorno de tipos de interés y al nuevo entorno geopolítico. Por otro lado, sin embargo, hay datos que ponen en cuestión ese escenario tan idílico que las Bolsas han dibujado con sus enormes subidas del primer trimestre.

Los últimos datos económicos, con un crecimiento del PIB norteamericano del primer trimestre revisado a la baja el pasado jueves (1,3% frente al 1,6% de la primera lectura) y con una inflación en la zona euro repuntando en mayo (2,6% frente al 2,4% de abril) nos recuerdan que frente al escenario de reactivación económica con inflación a la baja, que es el que han descontado los mercados, cabe también el escenario alternativo de un enfriamiento de la economía acompañado de cierta dificultad en rebajar los precios hasta esa última milla necesaria para llegar al 2%. Un escenario alternativo que cambiaría las generosas valoraciones que los mercados han dado a los activos.

Al empezar junio, la volatilidad del S&P se mantiene en niveles de 14 puntos, algo por encima de los niveles mínimos de 12 puntos que hemos visto en los mínimos de mayo, pero en todo caso son niveles que transmiten una clara sensación de estabilidad.

Esta semana se reúne el BCE el jueves y el mercado espera que reduzca los tipos, aunque sea solo un cuarto de punto. Además, se publican los ISM de manufacturas y de servicios en la economía norteamericana, los datos de exportaciones de China en mayo, y, sobre todo, se publica el viernes el informe de empleo de mayo en Estados Unidos. El único resultado empresarial relevante que se publica es el de Inditex. Las expectativas son muy positivas, pero como ha demostrado Salesforce, cualquier pequeño fallo puede provocar grandes correcciones en unos mercados que están descontando el mejor escenario.

No prevemos grandes movimientos en la primera semana de junio.
 

Juan Carlos Ureta Domingo
Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por el autor / es con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

El Grupo Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

El Grupo Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.

El Grupo Renta 4 tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 puede proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.