Opinión

La política hunde a las Bolsas europeas y la tecnología impulsa a las americanas, pese a la Fed

Juan Carlos Ureta - Presidente ejecutivo de Renta 4 Banco

El contraste entre los cinco máximos históricos consecutivos que marcó el Nasdaq la semana pasada y las caídas semanales del 6,2% en el CAC francés y del 3% en el Dax alemán, refleja de manera muy gráfica la creciente y hasta un poco obsesiva concentración del interés inversor en las compañías tecnológicas, muy especialmente en las relacionadas con la inteligencia artificial (IA) generativa.

La apuesta hecha por Apple en su conferencia anual de desarrolladores, celebrada el pasado lunes, por la IA generativa se ha traducido en una subida semanal del 7,9% en su cotización, e igualmente a Oracle sus avances en la implementación de la IA anunciados el pasado miércoles a la vez que sus cuentas trimestrales, le han valido una subida semanal de casi el 10%. Similar es el caso de Adobe, que presentó sus cuentas trimestrales el jueves tras el cierre del mercado, mostrando una fuerte demanda hacia sus soluciones basadas en la IA generativa, que ha incorporado a Photoshop y otros productos, subiendo un 14,5% en la sesión de cierre semanal del viernes.

Estos y otros valores tecnológicos, entre ellos Broadcom con su impresionante subida semanal del 23% y, por supuesto, Nvidia, que ha subido un 9% esta última semana y acumula ya una subida del 166% desde el uno de enero, han contribuido al excelente comportamiento semanal del Nasdaq (+3,2%) y en parte también, aunque menos, al del S&P (+1,6%). Pero el mercado amplio no ha participado de ese buen tono. El Dow Jones ha acabado bajando un 0,54% en la semana y el Russell 2000 de pequeñas compañías ha recortado un 1% en la semana. El viernes, en la sesión de cierre semanal, en la que el Nasdaq marcó su quinto récord histórico consecutivo, ocho de los once sectores del S&P tuvieron recortes y 360 de sus 500 componentes terminaron la sesión en negativo.

Una vez más, si quitásemos los valores tecnológicos, el resto del mercado ha tenido un comportamiento mediocre tirando a malo. El sector de tecnologías de información ha sido el mejor del S&P en la semana, con un alza del 6,4%, mientras que el segundo, el inmobiliario (real estate), ha subido solo un 1,2%. Podemos decir que el mercado amplio no ha subido, a pesar de que el esperado dato de inflación de mayo en Estados Unidos, publicado el miércoles, fue mejor de lo esperado, cayendo al 3,3% frente al 3,4% de abril, y por debajo de la estimación del consenso, que esperaba también el 3,4%. Igualmente fue buena la inflación subyacente, con un 3,4% dos décimas menos que el 3,6% de abril e igualmente por debajo del consenso. Esos buenos datos, que se confirmaron el viernes con los precios a la producción (PPI), bajaron el 0,2% en mayo, siendo así que el consenso esperaba una ligera subida.

El tono “duro” (hawkish) de los mensajes de la Fed tras su reunión del pasado miércoles, en la que, como se esperaba, no bajó los tipos de interés y en la que, además, anunció que habrá un solo recorte de tipos de aquí a fin de año, puede explicar la fría reacción de la Bolsas ante los buenos datos de inflación. El informe de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, publicado el viernes, también ha podido contribuir a enfriar los ánimos, ya que refleja una caída del sentimiento del consumidor a 65,6 puntos desde los 69,1 de mayo y, además, muestra que las expectativas de inflación a un año que tienen los consumidores se mantienen en el 3,3% y a cinco años en el 3,1%, que es el nivel más alto desde el pasado diciembre.

Pero, sin duda, esta última semana la peor parte se la han llevado las Bolsas europeas, con el Eurostoxx cayendo un 4,2% en la semana. La política ha tenido mucho que ver en esas caídas. El resultado de las elecciones europeas del 9 de junio y la convocatoria de elecciones anticipadas en Francia, tras un escrutinio muy adverso al partido en el poder, provocaron el lunes un fuerte descenso en la Bolsa francesa, pero lo peor vino a partir del miércoles, tras la decisión de la Comisión Europea de imponer fuertes aranceles a los vehículos eléctricos chinos. El temor a una represalia del Gobierno chino llevó a una fuerte caída del sector del automóvil, lógica si tenemos en cuenta que Volkswagen concentra un tercio de sus ventas en China y que Mercedes y BMW son marcas aspiracionales para los consumidores chinos. El índice sectorial del Eurostoxx del automóvil se ha dejado un 4,6% en la semana, caída solo superada por el índice sectorial de la banca, con un 5,5% de descenso semanal. Los recortes han sido especialmente fuertes en grandes bancos, como el del 12% de BNP, del 14,9% de Société Générale, del 11% en Unicredit o del 8,8% en BBVA por citar solo algunos. A cierre del viernes todas las automovilísticas del Eurostoxx acumulan fuertes caídas desde el uno de enero, con la única excepción de Mercedes, que sube el 1% en lo que va de año.

Si ponemos en conjunto todo lo anterior, el dibujo resultante es un tanto confuso y nos recuerda que las dinámicas de eso que llamamos “economía poscovid” no se reducen a unas cuantas subidas de tipos para controlar la inflación y luego unas cuantas bajadas de tipos para reactivar la economía una vez que la inflación se ha moderado. Las dinámicas de la economía poscovid nos remiten a un entorno geopolítico complicado, a un entorno de competencia global muy duro y a una política monetaria que, aunque siga ayudando a la economía, no puede ya volver, porque es imposible, a los viejos tiempos del “whatever it takes” y del dinero gratis para todos. Vamos hacia una innovación muy disruptiva y muy transversal que va a generar un enorme valor, pero no para todos.

En cierto modo, la pasada semana hemos visto dos variantes de esas dinámicas. Hemos visto cómo las Bolsas americanas se decantan por la variante de la innovación disruptiva vinculada a la nueva IA generativa, mientras que las europeas se fijan en otro ángulo, el de la compleja situación política y geopolítica, una situación potencialmente explosiva que ha sido incubada en gran medida precisamente por la combinación de la innovación disruptiva y la globalización. Fijarse en una o en otra cosa lleva a resultados opuestos, en el caso del Nasdaq a cinco récords históricos consecutivos en su camino hacia la estratosfera y en el caso de las Bolsas europeas a una severa corrección que les impide, una vez más, levantar el vuelo.

La pregunta es si estas divergencias son sostenibles. Si es sostenible que los índices americanos sigan marcando, gracias a las tecnológicas, nuevos máximos cada semana (el S&P ha marcado récord históricos en más de 30 sesiones este año, cuatro de ellas la última semana) mientras el mercado amplio se queda atrás. Si es sostenible una subida permanente de las Bolsas con el “higher for longer” de la Fed. Si es sostenible un gasto público creciente con unas políticas monetarias restrictivas.

Como ha pasado en todos los episodios anteriores de fascinación por un sector (las puntocom en 1999 y principios del 2000, las nuevas energías, el hidrógeno, las vacunas o Tesla en 2021…), es imposible ver dónde está el final de la subida de los valores tecnológicos vinculados a la nueva revolución de la inteligencia artificial generativa. Los inversores son impacientes y lo quieren todo ya, ahora, y descuentan el valor futuro, pero a veces no tienen en cuenta que ese valor aflorará de forma gradual y a un ritmo más sosegado que lo que el mercado parece descontar.

Aun a riesgo de equivocarnos, no podemos dejar de recomendar prudencia ante las elevadas valoraciones de algunos valores tecnológicos y, simultáneamente, no podemos dejar de recomendar poner atención a las oportunidades que los recortes de las Bolsas europeas y de los valores más tradicionales, incluidas las materias primas y los “small caps”, están poniendo sobre la mesa.

Esta semana se publican las ventas minoristas de mayo en China y Estados Unidos, la inflación de mayo en la zona euro, que previsiblemente confirmará el dato preliminar de 2,6%, la inflación de mayo en Japón y los PMIs preliminares de Estados Unidos y de la zona euro de junio.

Esperaríamos cierta estabilización en las Bolsas europeas tras las caídas y también en las americanas, tras haber superado el S&P los 5.400 puntos, pero todo depende de lo que hagan las grandes tecnológicas, cuya inercia alcista se mantiene intacta.

 

Juan Carlos Ureta Domingo
Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por el autor / es con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

El Grupo Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

El Grupo Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.

El Grupo Renta 4 tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 puede proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.