Opinión

La Fed, el mercado laboral y el Nasdaq no creen en la recesión

Juan Carlos Ureta - Presidente ejecutivo de Renta 4 Banco
La publicación de las actas de la última reunión de la Fed el pasado miércoles, y del informe de empleo americano de junio el viernes, han ayudado a que la primera semana completa de julio haya sido, como preveíamos al finalizar nuestro anterior comentario, tranquila y positiva, al alejar los temores de recesión. El Eurostoxx ha subido un 1,7% en la semana y el S&P un 1,9%, pero el que ha destacado sobre todos los demás ha sido el índice tecnológico Nasdaq, que ha subido un 4,6% en la semana. Las Bolsas rompen así una racha de varias semanas consecutivas a la baja, y corrigen, bien es verdad que solo en una pequeña parte, el desplome del mes de junio, un mes en el que el Eurostoxx cayó el 8,8%, el Nasdaq el 8,7%, el S&P el 8,4% y el Ibex el 8,5%.

Lo que ha calmado a los inversores, como decíamos, es que tanto las actas de la Fed como el informe de empleo no parecen contemplar un escenario recesivo. Las actas reflejan de nuevo la idea una economía fuerte, capaz de aguantar bien todas las subidas de tipos que sean necesarias para contener la inflación. El informe de empleo de junio, por su parte, muestra un mercado laboral fuerte, capaz de añadir 372 mil empleos a la economía norteamericana, una cifra que supera ampliamente las estimaciones.

En la misma línea, los PMIs de junio de China han sido buenos, volviendo a estar tanto el de manufacturas como el de servicios por encima de 50 puntos, por tanto, abandonando la zona de contracción. En concreto, en China el PMI del sector servicios se ha expandido en junio al ritmo más rápido en casi un año al subir desde 41,4 de mayo hasta el 54,5 de junio. Y en Japón, la actividad del sector servicios crece al mayor ritmo en más de 8 años. En EE.UU. los PMIs de junio han bajado respecto a mayo, pero se mantienen por encima de 50, en niveles aceptables. No se puede decir lo mismo de los PMIs de la zona euro. El PMI compuesto ha caído en junio al mínimo de los últimos dieciséis meses, a lo que hay que unir el dato histórico de que la balanza comercial alemana haya tenido déficit en mayo, por primera vez desde 1991, un dato que indica la problemática situación de la principal economía europea, víctima tanto del mayor coste de las importaciones de energía como de las menores exportaciones a China por la desaceleración y los confinamientos.

Todos estos datos impactaron a la baja en la sesión del martes, sobre todo a las Bolsas europeas, aunque al final han quedado en segundo plano ante el ánimo infundido por las actas de la Fed y, sobre todo, por el informe de empleo.

Pero lo más llamativo de la semana, en lo que a los mercados bursátiles se refiere, es el renacimiento de los valores tecnológicos. El Nasdaq ha subido todas y cada una de las cinco sesiones de la semana, acercándose, como antes decíamos, al 5% de alza semanal. En las cuatro últimas semanas es el único gran índice que sube, en concreto un 2,6% frente a una caída del Eursotoxx del 2,5% en esas mismas cuatro últimas semanas. Podríamos interpretar esa subida como un rebote tras las fuertes caídas de las tecnológicas en los primeros seis meses, que llevaron al índice a perder el 30% a fin de junio, pero cabe también preguntarse si en el caso de las tecnológicas estamos ya viendo el suelo de la caída. La pregunta tiene incluso más sentido si vemos el comportamiento de las grandes tecnológicas. Tesla ha subido un 10,3% en la semana, Alphabet/Google ha subido casi un 10%, Meta/Facebook un 6,8%, Apple y Amazon más de un 5%, Netflix casi un 4% y Microsoft un 3,1%.

La impresión es que las posibles subidas de tipos de interés ya no impactan tanto en las tecnológicas y que se empieza a valorar más el futuro crecimiento de estas compañías, un crecimiento que no depende tanto de que suba más o menos el PIB, sino de que se siga avanzando hacia la nueva tierra prometida de la sociedad digital, una sociedad que será dominada por compañías innovadoras como las que acabamos de mencionar y otras muchas empresas tecnológicas atractivas que ganan dinero y cuya cotización, en algunos casos como el de Paypal, por citar solo uno, se ha desplomado literalmente en los últimos meses.

La Fed y el mercado laboral no creen en la recesión, y que al Nasdaq le da un poco igual la recesión y lo que de verdad le importa es que el mundo vaya realmente hacia esa sociedad digital que se diseñó tras el Covid y que tuvo su expresión más gráfica, pero no la única ni la más importante, en el teletrabajo motivado por los confinamientos generalizados. Algo parecido pasa con sectores como las energías renovables o las biotecnológicas, e incluso podríamos extender la idea a cualquier sector, ya que sea cual sea el sector, las compañías que sepan adaptarse al nuevo mundo post Covid crearán valor incluso en una economía de crecimiento mediocre.

En lo que al crecimiento económico se refiere, las señales son mixtas. Así, por ejemplo el pasado martes el petróleo cayo más del 8% perdiendo el crudo ligero (WTI) momentáneamente los 100 dólares barril (Citigroup dice que puede bajar a 65), y el cobre, el acero, el aluminio, el mineral de hierro y otras materias primas han seguido bajando esta semana, ahondando en la preocupación por una contracción económica que ya es muy visible en lo industrial. Esa misma preocupación es compartida por los mercados de bonos, y el viernes el tipo de interés del bono americano a dos años cerró en 3,105%, por encima del 3,08% del bono a diez años, en una nueva reversión de la curva de tipos, que ya se va haciendo persistente. Sin embargo, insistimos, el mercado laboral, algunos PMIs y la Fed parecen pensar otra cosa.

Esta semana empiezan a publicarse resultados, con Pepsico, Delta Airlines y los grandes Bancos americanos (JP Morgan, Citi, Morgan Stanley,...) iniciando la temporada. Vamos a ver cómo han logrado las compañías superar un segundo trimestre que ha sido difícil para la economía, sobre todo para la europea, más afectada por la guerra de Ucrania. Se publican también en EE.UU. el Beige Book y las ventas minoristas de junio, y en Alemania la encuesta ZEW de sentimiento empresarial.

Pero el dato estrella de la semana es la inflación americana de junio, que se publica el miércoles y que se espera siga en niveles altos, algunos piensan que incluso se irá por encima del 8,6% de mayo. Se publica también el índice de precios industriales en EE.UU. del jueves.

Salvo sorpresas en la inflación esperaríamos que las Bolsas consoliden esta mini recuperación, ayudadas por los resultados empresariales y por los mensajes tranquilizadores de los Bancos Centrales.

Juan Carlos Ureta Domingo
Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.