Opinión

El ordenado desorden de las Bolsas, ¿alto en el camino o corrección?

Juan Carlos Ureta - Presidente ejecutivo de Renta 4 Banco

Dos semanas a la baja en los índices norteamericanos tras cuatro meses y medio de fuertes alzas desde el pasado octubre pueden parecer, con razón, una mera parada técnica en el imparable camino alcista de las Bolsas. Pero, más allá del hecho cierto de que, por ahora, los recortes son irrelevantes en comparación con las subidas previas, hay algunos elementos en las dos últimas semanas que merece la pena analizar. Es particularmente interesante, a nuestro juicio, analizar lo que subyace tras la resistencia de las Bolsas a caer ante las malas noticias o ante los datos adversos, tal y como se ha visto una vez más esta última semana.

Parece claro que los dos argumentos básicos que soportan esa resistencia son relativamente simples, la inminente bajada de los tipos de interés por parte de la Fed y del BCE, y la nueva revolución de la inteligencia artificial generativa. Puede resultar asombroso, pero sobre esos dos argumentos se ha construido la espectacular subida del 25% o más que los principales índices han tenido en los últimos cuatro meses. Por citar los dos índices de referencia en Estados Unidos y en Europa, el S&P ha subido desde los 4.100 puntos de fin de octubre a los 5.100 puntos actuales y el Eurostoxx ha subido desde los 4.000 puntos del 22 de octubre a los 5.000 puntos del pasado miércoles.

Pero ese relato simple de un nuevo y potente despegue de la economía global impulsado por la bajada de tipos y por la fuerza transformadora de la nueva inteligencia artificial generativa se ha ido encontrando con algunos problemas a lo largo del camino, algunos de ellos en las dos últimas semanas. El primero, los mensajes de la Fed y del BCE. Tanto Jerome Powell como Christine Lagarde dejaron claro, en sus comparecencias del miércoles 6 y jueves 7 de marzo, que las bajadas de tipos se retrasan a junio y que se irán graduando en función de los datos. Es verdad que ambos quisieron ser complacientes, pero guardaron las formas.

El segundo, el repunte de la inflación. La semana pasada la inflación americana de febrero era el dato clave, y tanto la inflación general, como la subyacente, como la industrial experimentaron en febrero subidas más o menos grandes. El IPC americano de febrero publicado el martes subió una décima, al 3,2% frente al 3,1% de enero, y la subyacente se moderó menos de lo esperado, al 3,8% desde el 3,9% de enero, siendo así que se esperaba una caída al 3,7%. El jueves se publicó el índice de precios a la producción (PPI), que también subió en términos anuales al 1,6% en su mayor alza desde septiembre.

Fue muy curiosa la reacción de la Bolsa americana el martes ya que, pese al mal dato de inflación, el S&P subió y marcó un nuevo máximo histórico. La explicación estuvo, de nuevo, en las tecnológicas. Oracle, que había publicado sus resultados trimestrales el lunes fuera de hora mostrando un fuerte crecimiento en el negocio en la nube y en el área de inteligencia artificial, subió un 11,75% en la sesión alcanzando su récord histórico al cierre e impulsando a todas las tecnológicas y en particular a Nvidia, que subió más de un 7% en la sesión.

Sin embargo, el jueves la reacción de los inversores ante el mal PPI de febrero fue mucho más negativa, y lo que prometía ser una nueva sesión alcista, al calor de las buenas ventas minoristas americanas de febrero, terminó con caídas en los tres grandes índices americanos y también con una ligera caída en el Eurostoxx, que le llevó a perder los 5.000 puntos a los que había cerrado el miércoles, un nivel que el selectivo europeo no había visto nada más y nada menos que desde hace veinticuatro años, en verano del año 2000.

Un tercer problema es el que asomó el pasado viernes, la posible desaceleración del crecimiento económico, muy basado en el consumo. El informe de la Universidad de Michigan sobre el sentimiento del consumidor americano fue un pequeño jarro de agua fría, al registrar en marzo su peor nivel de los tres últimos meses, cayendo a 76,5 puntos desde los 76,9 de febrero. Si falla el consumo, el crecimiento se viene abajo y tal vez por ello Jamie Dimon, presidente de JP Morgan, advertía la semana pasada que la recesión no es ni mucho menos descartable en la economía norteamericana.

Hasta aquí los datos. Unos datos que muestran que junto a la expectativa positiva y la fascinación provocada por la nueva revolución de la inteligencia artificial (esta vez el catalizador ha sido Oracle) están los viejos problemas de una inflación que no acaba de caer y de un crecimiento que no acaba de despegar. Pero vamos a ver cómo esos datos son interpretados por las diversas visiones que conviven en el mercado y que son las que realmente explican la resistencia de las Bolsas a caer.

Hay una primera visión, que podríamos llamar “oficial”, la del “soft landing” o “no landing”, que ve una inflación a la baja, un recorte de los tipos de interés por la Fed a partir de junio y un posterior despegue del crecimiento que convive con inflación baja. Según esa visión, las Bolsas tienen recorrido al alza, aunque pueda haber un alto en el camino, que sería breve y no muy intenso.

Una segunda visión es la de quienes ven una inflación persistente alrededor del 3% y un crecimiento que sigue a la baja y que obligará a la Fed a ser algo más laxa de lo que desearía, moldeando su política de endurecimiento monetario, pero sin alterarla básicamente. Esta tesis no ve un despegue sino un largo periodo de convalecencia y ajuste de la economía, con asistencia permanente de la Fed, pero sin entrar de nuevo en la expansión monetaria de balance (QE). Según esta visión, las Bolsas podrían tener una corrección algo más intensa, de hasta un 10% o incluso un 20%. Esta corrección no altera el ciclo alcista largo, pero desde luego es algo que las Bolsas no esperan ahora mismo.

La tercera visión es la de quienes piensan que la Fed se va a ver obligada a volver a la expansión monetaria de balance (QE quantitative easing) a pesar de que la inflación repunte, porque creen que la economía camina hacia una fuerte desaceleración, incluso recesión. Quienes así piensan creen que esa recesión puede convivir con una inflación del entorno del 3%, pero a pesar de ello creen que la Fed actuará de forma muy expansiva porque los ciudadanos no soportan volver a una recesión.

Si tenemos que elegir, nos quedaríamos con la segunda tesis, la de un largo periodo de ajuste tras el aterrizaje suave. Pero parece obvio que las Bolsas no apuestan por esta segunda tesis sino más bien por la primera o por la tercera. Por el ‘soft landing’ y despegue o por una nueva inundación de liquidez. En ambos casos lo que se prevé es una fuerte subida de las Bolsas. La subida del oro a máximos y la del bitcoin a 73.000 dólares el pasado miércoles nos podrían estar anunciando el escenario de una nueva expansión monetaria cuantitativa (QE). Pero al finalizar la semana el bitcoin ha corregido hasta 68.000 dólares y el oro también ha caído desde sus máximos. Además, el tipo de interés del bono del Tesoro americano a diez años ha subido hasta el 4,30% al que cerró el viernes nos puede indicar que la Fed va a proseguir su política ortodoxa, aunque la module algo si hay caída fuerte del crecimiento.

Esta semana todas las miradas van a estar puestas en la reunión de la Fed, y en su comunicado y mensaje el miércoles tras la reunión. Habrá que ver por cuál de las visiones se decanta la Fed. Asimismo, Nvidia celebra a partir del lunes su reunión sobre inteligencia artificial, que se conoce como el Woodstock de la inteligencia artificial, y se publican algunos resultados interesantes como los de Nike o Micron Technologies.

Apostaríamos por Bolsas tranquilas, aunque perdiendo algo de “momentum” y tal vez ligeramente a la baja tras el vencimiento de marzo de opciones y futuros.



Juan Carlos Ureta Domingo
Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por el autor / es con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

El Grupo Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

El Grupo Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.

El Grupo Renta 4 tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 puede proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.