Opinión

El gráfico semanal: ¿Es la hora de las pequeñas compañías?

Renta 4 Banco

Renta 4 Banco

Renta 4



El valor al que dedicábamos nuestra sección hace siete días, Apple, ha vuelto a tomar, junto al resto de las grandes tecnológicas, la batuta de las subidas bursátiles. Apple ha subido un 5,5% en las últimas cinco sesiones, siendo especialmente alcista en la jornada de cierre semanal del pasado viernes, en la que Apple subió el 2,3%. 

Esta euforia bursátil de las grandes tecnológicas ha contrastado, una vez más, con el mediocre comportamiento de las compañías de baja capitalización. El Russell 2000, índice que refleja la evolución de las dos mil compañías de pequeña capitalización de la Bolsa norteamericana, ha vuelto a caer esta última semana, con un descenso semanal del 3,15% mientras que el S&P subía un 1,3% en la semana y el Nasdaq 100, que reúne a las cien empresas tecnológicas de mayor valor, entre ellas las grandes "Big Tech", subía el 2,8%. Si tomamos un periodo de comparación un poco más largo, en lo que va de año el Nasdaq 100 sube un 41,9% mientras que el Russell 2000 baja un 3,2%. 

Hace un mes, en nuestro Gráfico semanal del pasado 16 de octubre, tras una fuerte caída semanal que había llevado al Russell 2000 a cerrar en 1.719,7 puntos, nos preguntábamos si el Russell había tocado suelo, y respondíamos diciendo que era “probable” que el Russell estuviese "cerca de su suelo" y que podía entrar en una fase "lateral". Decíamos, también entonces, que la caída del Russell se había iniciado en marzo tras la quiebra del Silicon Valley Bank y la subsiguiente crisis de la banca regional americana, que hacía temer un menor acceso a la financiación por parte de las pequeñas compañías. 

Tal y como se ve en el Gráfico adjunto, la divergencia con el Nasdaq empieza justamente a partir de abril, cuando el Nasdaq, una vez superada la crisis de la banca regional norteamericana, empieza a subir con fuerza, mientras que el Russell, más allá de un pequeño intento, no es capaz de remontar. 

La convicción, a partir de agosto, de que el escenario de tipos altos será prolongado (higher for longer) ha castigado a las pequeñas compañías de forma especial, como muestra el Grafico, pero tal vez lo más llamativo sea que, incluso tras la pausa en las subidas de tipos por parte de la Fed y el BCE, las grandes compañías, sobre todo las tecnológicas, han subido con fuerza, pero el Russell sigue sin poder despegar. En concreto, el pasado viernes el Russell cerró en 1.705,3 puntos, un 3% por debajo del nivel que tenía hace un mes, siendo así que, como muestra el gráfico adjunto, el Nasdaq 100 cerró un casi un 3% por encima.   

Es obligado, de nuevo, preguntarse si ante un entorno financiero algo más amable, al calor de la pausa de la Fed y del BCE en las subidas, una pausa que incluso podría llevar el próximo año a una cierta bajada de los tipos de intervención, ha llegado ya el momento de apostar por las "small caps" aprovechando que su precio se ha quedado atrás. 

La respuesta no es, ni puede ser, única para todas las empresas de baja capitalización. Una de las características que tiene la economía "poscovid" es la divergencia, es decir, el hecho de que ni el crecimiento económico ni la creación de valor por las empresas se van a repartir de forma igualitaria. Al revés, el reparto va a ser muy desigual, y las claves para ver qué empresas van a salir más beneficiadas son la fortaleza del balance y el posicionamiento en la innovación. Tener un capital fuerte y un modelo de negocio adaptado a los nuevos estilos de vida y a la nueva dinámica económica va a ser clave para ganar valor bursátil. 

En definitiva, en nuestra opinión, la brecha de valor abierta entre las compañías de baja capitalización y las "megaempresas", que lideran las subidas bursátiles, va a tender a corregirse, a medida que la economía entre en una fase normalizada con tipos de interés relativamente altos, pero que ya no van a subir más o incluso pueden bajar un poco. Pero hay que descartar la vuelta a los tiempos del "easy money", en los que incluso las empresas ineficientes o inviables encontraban financiación para continuar sus actividades. 

Tras una caída de más del 25% desde los máximos que alcanzó en abril de 2021, apostar por el Russell 2000 no es ninguna tontería, pero pensamos que tal vez sea mejor idea seleccionar acciones concretas de empresas que tengan un buen balance y un posicionamiento adecuado, ya que en ellas la revalorización puede ser realmente espectacular.


Le recordamos que en nuestra web www.r4.com puede usted acceder, en las mejores condiciones y en tiempo real, a la gama más amplia de activos y de mercados, incluyendo futuros, opciones, CFDs, ETFs y Warrants sobre una amplísima variedad de instrumentos cotizados.

Departamento de Contenidos y Mercados de Renta 4
Tel: 91 398 48 05 Email: online@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por el autor / es con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

El Grupo Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

El Grupo Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.

El Grupo Renta 4 tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de cualquiera de las entidades del Grupo Renta 4 puede proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.