La deuda no ha desaparecido

JESÚS SÁNCHEZ-QUIÑONES
15 mayo 2017

Artículo publicado en la revista Tiempo

El buen comportamiento de las bolsas europeas, especialmente la española, en lo que va de año, ha creado un ambiente de complacencia que invita a ignorar algunos de los principales problemas que se siguen arrastrando en la economía europea. Es innegable que el crecimiento económico ha mejorado y las expectativas también, pero la losa de la deuda inevitablemente limitará el crecimiento futuro.

La crisis iniciada en 2008 es una crisis de deuda. Como la historia nos enseña, "a las crisis de deuda les siguen periodos de bajo crecimiento con elevadas tasas de paro. La duración de la digestión depende de la actuación de los gobiernos" (Reinhort y Kenneth, "This time is different"). Ciertamente, la contundente actuación del BCE ha limitado el daño de la crisis de deuda, pero no ha hecho que ésta desaparezca.

Como pusieron de manifiesto las dos crisis de deuda soberana de 2010, con los rescates de Grecia e Irlanda, los recursos públicos de los Estados no son ilimitados. Ninguna familia, ninguna empresa, ni ningún Estado, puede gastar de forma permanente más de lo que ingresa. Las deudas hay que devolverlas, también las de los Estados. Este axioma tan elemental parece haber caído en desuso. Ya no se habla de devolver las deudas, sino solamente de refinanciarlas. La actuación del BCE tiene mucho que ver con esta nueva aproximación: primero mediante su política de prestar a los bancos a tipos ínfimos para que estos a su vez compraran bonos de sus respectivos estados; posteriormente tras la compra directa de bonos soberanos por parte del propio BCE. La colocación de la creciente deuda pública de los países de la Eurozona ha dejado de ser una preocupación: "el BCE se encargará de resolver el problema".

En los últimos años ha aumentado el nivel de deuda pública de todos los países de la Eurozona, con la excepción de Alemania. Sin embargo, los tipos que tienen que pagar por financiarse se sitúan en mínimos históricos. El problema principal radica en considerar que la política monetaria actual, claramente excepcional y heterodoxa, es la nueva normalidad. Incluso ha surgido una corriente académica que bajo el nombre de "Modern Monetary Theory (MMT)" considera que los países con capacidad de emitir moneda nunca pueden quedarse sin dinero. De acuerdo con esta teoría ningún gobierno soberano debe permitir elevados niveles de desempleo con la excusa de que debe cuadrar sus cuentas públicas. Si esta teoría fuera acertada Zimbabwe y Argentina serían dos potencias mundiales. No es el caso.

Bienvenida sea la mejora económica de la Eurozona. La mejor forma de reducir el endeudamiento es con crecimiento económico. A su vez, la dificultad de aumentar el endeudamiento desde los niveles actuales y el necesario proceso de desapalancamiento futuro, limita el crecimiento.

EE.UU. ya ha comenzado a subir los tipos de interés y se espera que este mismo año empiece a reducir su balance dejando de reinvertir los bonos que venzan. En la Eurozona, el BCE no tardará en anunciar la cadencia de reducción del volumen de compras mensuales de bonos. Todavía seguirá aumentando su balance por lo menos un año más. Adicionalmente, es previsible que los tipos negativos aplicados a los depósitos bancarios en el BCE suban incluso este mismo año.

La normalización de la política monetaria en la Eurozona será un proceso que llevará tiempo, pero los siguientes pasos se anunciarán en breve. Está por ver la intensidad de sus efectos sobre el crecimiento económico.


Tel: 91 398 48 05 Email: online@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.


Últimos artículos
  • 23 junio 2017 RENTA 4 BANCO
    Ercros aprueba el pago del primer dividendo de su historia, de 0,04 euros por acción con cargo a 2016
  • 23 junio 2017 RENTA 4 BANCO
    El número de inversiones estadounidenses en el mercado M&A de España crece un 57,14% hasta mayo, según TTR
  • 23 junio 2017 RENTA 4 BANCO
    Min Finanzas alemán no descarta reaccionar a rebajas fiscales de EEUU y Reino Unido
  • 23 junio 2017 RENTA 4 BANCO
    Azkoyen abonará un dividendo de 0,136 euros el 14 de julio