Opinión

Inversión de impacto

Carlos Arenas Laorga

Gestión de activos


Las personas buscamos fines que valoramos para mejorar nuestras circunstancias actuales. Ponemos en marcha nuestra creatividad para inventar y alcanzar los objetivos que tienen valor para nosotros. Y es que la economía no trata de elementos físicos, no trata de barriles de petróleo o de millones de euros, sino de ideas. Basta una idea para cambiarlo todo. Un motor que haga consumir la mitad, equivale a duplicar las reservas de esa materia prima. También es claro que a un billete no le damos valor por su compuesto de celulosa con tinta, sino por la idea que tenemos de que nos sirve como elemento de intercambio. Por eso decía Hayek que podemos ser pocos y pobres o muchos y ricos: más seres humanos, todos ellos creativos, es más prosperidad.

Cuando el ser humano se ve rodeado de escasez, aplica su creatividad y se llena el cuerno de la abundancia. Hay una famosa anécdota del Club de Roma entre dos científicos de filosofías opuestas. Paul Ehrlich decía que los recursos naturales se agotaban, que el planeta no podía acoger a tantos seres humanos. Julian Simon, por el contrario, decía que las materias primas serían más abundantes y más baratas. Simon le dijo a Ehrlich que podía escoger cinco materias primas y que vería cómo, en diez años, bajarían de precio. La famosa apuesta terminó con Ehrlich teniendo que pagar a Simon, pues todas las materias primas bajaron de precio.

Esta anécdota nos recuerda que no vivimos en el peor de los mundos, sino en el mejor. Es cierto que tenemos una tarea pendiente importante con el medio ambiente. Pero la buena noticia es que, por fin, hemos puesto el punto de mira en buscar soluciones. Y, aunque vamos contra reloj, lo conseguiremos. Depende de cada uno de nosotros, de lo que podamos aportar. El futuro del ser humano no es un "por venir", sino un "por hacer". Dentro de la inversión, también debemos poner al ser humano en el centro. No se trata de cantidades de dinero invertidas, sino de mejorar la situación de las personas. En este sentido, la inversión de impacto no es que deba pasar a tener un papel preponderante, sino que resulta la única adecuada para el ser humano.

Una inversión con impacto debe tener rentabilidad, pero debe ir mucho más allá. Hay que hacerse preguntas que nos muestren si la inversión es de impacto dentro del contexto que hemos enmarcado: ¿mejora el entorno medioambiental en el que se desenvuelven las personas? ¿Mejora la situación en los empleos? ¿Mejora la sociedad? Las respuestas positivas a preguntas como estas son la piedra de toque que permite discernir un impacto real. Cada uno tenemos una responsabilidad con el ser humano. En el marco de nuestro entorno laboral, debemos encontrar el modo de aportar ese granito de arena para mejorar el mundo en el que vivimos, buscando aquellas inversiones que realmente supongan un impacto positivo.

Artículo publicado en la revista Rankia Pro.

Carlos Arenas Laorga
Tel: 91 398 48 05 Email: clientes@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.