Vive la pasión de los mercados

El BCE en su laberinto

JUAN CARLOS URETA
11 septiembre 2017

Stanley Fischer, el recién dimitido vicepresidente de la Fed, dijo hace ya varios años, cuando era Gobernador del Banco de Israel, que la decisión de la Fed, en tiempos de Bernanke, de iniciar un programa de compra de activos emitiendo dinero y expandiendo su balance, iba a cambiar para siempre la forma de actuar de los Bancos Centrales dando lugar a una nueva era en la economía y en los mercados financieros, cuyas consecuencias eran difíciles de prever.

Es posible que Mario Draghi haya recordado el pasado jueves, al ver la extraña reacción de los mercados tras su rueda de prensa, estas palabras de su viejo maestro Stanley Fisher, quien no solo es una leyenda entre los banqueros centrales, sino que además ha sido profesor del propio Draghi, de Bernanke y de Larry Summers, entre otros distinguidos discípulos.

Draghi fue el jueves especialmente "dovish" en su intervención, dejando muy claro que la subida de tipos está aún muy lejos en el horizonte, no solo porque la economía de la zona aún no está lo suficientemente fuerte y porque la inflación aún está por debajo del objetivo del 2% (de hecho el BCE rebajó ligeramente las previsiones de inflación) sino, además, porque el euro, dijo Draghi, está muy fuerte, lo cual es ya suficientemente contractivo como para endurecer todavía más las condiciones monetarias. Draghi tuvo interés especial en recordar los efectos laterales de un euro alto sobre la economía europea, sugiriendo de forma clara que ello pone límites al BCE a la hora de normalizar sus políticas.

El problema es que los mercados no parecieron entender bien el mensaje, o tal vez esperaban más contundencia, y el euro subió inmediatamente de nuevo por encima de 1,20 dólares por euro, poniendo así las cosas un poco más difíciles al BCE y a las Bolsas europeas.

Esa dificultad es aún mayor si tenemos en cuenta que el miércoles, un día antes de la reunión del BCE, tuvo lugar en Fráncfort un foro de banqueros privados alemanes, todos los cuales, sin excepción, solicitaron al BCE un giro urgente en la política monetaria, para poner fin al "easy money". John Cryan, el presidente de Deutsche Bank, fue el más tajante, al decir que "debe terminar la época del dinero barato, pese a la fortaleza del euro" y al afirmar que "ya estamos observando burbujas en algunos sectores del mercado de capitales".

La sensibilidad de la banca alemana, compartida por buena parte de la ciudadanía de su país, es por tanto clara, y se une a la reciente petición hecha al Tribunal Europeo por el Tribunal Constitucional alemán para que analice si las compras de bonos del BCE son acordes a los Tratados de la Unión, ya que el tribunal alemán considera que podría suponer financiación a los Estados.

En este contexto, el próximo miércoles 14 se reunirá el Banco de Inglaterra y la siguiente semana la Fed y el Banco de Japón. Cada uno de ellos tiene su problema particular, pero todos comparten la dificultad de normalizar sus políticas monetarias, una dificultad que posiblemente les lleve a todos ellos a prorrogarlas "sine die", haciendo solo ligeros retoques en las mismas. La reunión del Banco de Inglaterra es especialmente significativa, porque Inglaterra tiene una inflación elevada, cercana ya al 3%, a diferencia de las otras tres economías (zona euro, Japón, EE.UU.) y además tiene una libra muy depreciada. Luego no debería tener problemas en subir tipos, si bien lo normal es que una vez más no desee tomar esa iniciativa y espere a ver qué hace la Fed.

La idea de la "reflación" y del "nuevo régimen" que tanto ruido hizo a principios de año, parece así cada vez más olvidada, dando paso a una prolongación del viejo modelo, eso sí, con algunos retoques cosméticos.

No obstante, de forma inesperada e involuntaria, el desastre provocado por los huracanes Harvey e Irma puede provocar en EE.UU. una fuerte inversión para reparar los daños, poniendo así en funcionamiento una parte del programa de gastos públicos. El acuerdo conseguido el pasado miércoles en Washington para prorrogar el techo de la deuda pública (debt ceiling) unos meses tiene mucho que ver con esto y sin duda va ayudar, junto con el dólar débil, a la economía norteamericana en esta última parte del año.

Europa y Japón no cuentan con ese impulso, y además en el caso de la zona euro su divisa está más fuerte de lo que sería deseable. Los últimos PMIs de manufacturas han sido buenos pero no así los de servicios y los servicios son cada vez más importantes en la economía actual.

La primera semana de septiembre ha confirmado, como pensábamos, la tendencia lateral-bajista, en un escenario de "tranquilidad" que es el deseado por todos y por tanto el que finalmente se impone. El Dow y el S&P han tenido bajadas semanales algo inferiores al 1% y el Nasdaq algo superiores (-1,17% en las cinco sesiones). Por su lado el Eurostoxx ha subido el 0,1% en la semana, destacando en los extremos el Dax alemán con su alza del 1,3% y el Ibex con su caída del 1,9%.

Nuestra impresión en lo que se refiere a las Bolsas en esta última parte del año es que, aun partiendo de que los Bancos centrales difieran finalmente en el tiempo las subidas de tipos, los índices no van a tener ni grandes alegrías ni grandes retrocesos, y se seguirán moviendo en una banda estrecha.

Realmente, si tenemos en cuenta que los índices americanos superan los dos dígitos de ganancias en lo que va de año (S&P +10%, Dow + 10,5% y Nasdaq +18%) y los europeos están en entornos del 5% o algo superiores, con algunos casos como el Ibex o el italiano Mibtel superando los dos dígitos, casi nos conformaríamos con que las Bolsas de aquí a fin de año mantengan lo ya ganado.

En este contexto, para ganar dinero habrá que fijarse en los valores o activos que se han quedado atrás, como se ha demostrado esta última semana con las automovilísticas europeas, que han tenido un fuerte rebote desde los niveles absurdamente bajos a los que habían llegado. Igualmente lo hemos visto en agosto, y lo seguiremos viendo en nuestra opinión los próximos meses, en el caso de las materias primas y compañías a ellas vinculadas, que han subido mucho gracias a la pujanza del crecimiento chino.

Pensamos que el Banco de Inglaterra, igual que lo hizo el BCE, optará por un tono "dovish", tratando de pasar lo más desapercibido que pueda, y que los mercados mostrarán la misma indiferencia que han mostrado los últimos días con el BCE.


Tel: 91 398 48 05 Email: online@renta4.es


El presente artículo de opinión no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente artículo de opinión debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente artículo de opinión, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del artículo de opinión y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente artículo de opinión, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este artículo de opinión podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente artículo de opinión no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.


Compartir en:
Últimos artículos
  • 25 septiembre 2017 RENTA 4 BANCO
    SAP adquiere la empresa de gestión de acceso e identidades del cliente Gigya
  • 25 septiembre 2017 RENTA 4 BANCO
    Draghi defiende mantener los estímulos monetarios por la incertidumbre a medio plazo
  • 25 septiembre 2017 RENTA 4 BANCO
    El consejo de Atento aprueba el pago de un dividendo anual desde 2017
  • 25 septiembre 2017 RENTA 4 BANCO
    Capital Research reduce su posición en Abertis hasta casi el 6%