Informe de resultados internacionales

Accede a todos los informes de resultados anuales de las compañías internacionales.

Semana del 14 al 18 de enero

  • LUNES 14 ENERO
  • MARTES 15 ENERO
  • MIÉRC. 16 ENERO
  • JUEVES 17 ENERO

Citigroup: El banco americano defraudó a los analistas (-0,70%) tras conseguir unos ingresos en el año de 72.845 millones de dólares, por encima de los 71.449 millones de 2017. Sin embargo, el beneficio neto ajustado sorprendió en un 2,19% con 16.778 millones de dólares, que se tradujeron en un BPA de 6,650 dólares por título, superior a los 5,25 usd/acn del pasado año y batiendo las estimaciones en un 1,03%. Tras la presentación, el consejero delegado de la entidad, Michael Corbat, declaró que el banco avanza de cara a sus objetivos a largo plazo, gracias al aumento en préstamos y depósitos, y que mantienen su previsión de resultados para 2019.

Wells Fargo: La entidad financiera decepcionó tras presentar los resultados correspondientes a 2018, en los que consiguió un beneficio neto ajustado de 19.690 millones de dólares, por debajo de las expectativas (-6,40%) y los 20.065 millones del año pasado. Esta caída ha estado provocada por el descenso (-2,95%) de los ingresoshasta los 87.067 millones de dólares que se situaron ligeramente por encima de las estimaciones (+0,33%). Así, el BPA no consiguió batir lo previsto por los analistas (-6,05%) con 4,07 dólares por acción que, por el contrario, sí que superaron los 3,997 usd/acn de 2017. Después de la presentación, el consejero delegado de la firma, Tim Sloan, se mostró satisfecho con los cambios obtenidos durante 2018, sobre todo en los relacionados con la “gestión del riesgo”.

JP Morgan: El banco americano consiguió unos ingresos comparables de 111.534 millones de dólares, que superaron tanto estimaciones (+1,07%), como la facturación del año pasado (+7,62%) y le reportaron un beneficio neto ajustado de 30.766 millones, que no cumplió con lo esperado por los analistas (-2,12%) a pesar de mejorar los 24.796 millones de 2017. Este incremento se reflejó en el BPA, que escaló hasta los 9 dólares por acción desde los 6,932 usd/acn, aunque quedó por debajo de lo estimado en un 2,27%. A pesar de los resultados mixtos, el presidente y consejero delegado, Jaime Dimon, destacó el año como otro "ejercicio fuerte con récord en generación de ingresos y beneficios, incluso sin tener en cuenta la reforma fiscal".

Alcoa: La acerera sorprendió tras presentar sus datos correspondientes a 2018 en los que generó un beneficio neto de 675 millones de dólares, frente a los 563 millones del año pasado que, sin embargo, no alcanzó el BPA de 3,602 usd/acn esperados por analistas, al obtener un beneficio por acción de 3,58 dólares por título. Tampoco cumplió con las estimaciones de ingresos esperadas (-0,22%) al registrar 13.403 millones de dólares que sí que mejoraron la cifra de 2017 en un 15,03% y le reportaron un EBITDA de 3.101 millones.

Blackrock: La gestora Americana no cumplió con lo esperado en 2018 por analistas tras obtener un beneficio por acción de 26,930 dólares por título, a pesar de representar una mejora del 19,16% respecto al año pasado. Esto fue posible gracias al crecimiento de un 17,36% del beneficio neto ajustado, llegado a los 4.361 millones de dólares (vs 4.430 mln usd), extraídos de un EBITDA de 14.198 millones. Sin embargo, los ingresos sí consiguieron batir las estimaciones (-0,40%), alcanzando los 14.198 millones de dólares, frente a los 12.491 millones que se facturaron en 2017. El presidente y consejero delegado de la firma, Laurence Fink, declaró que seguirán invirtiendo en su plataforma para asegurar que Blackrock “está todavía mejor posicionada para servir a sus clientes y lograr valor a largo plazo para sus accionistas".

Goldman Sachs: El banco estadounidense mejoró los ingresos relativos a 2017 en un 14,16% con 36.616 millones de dólares, frente a los 35.778 millones esperados por consenso. Esta facturación le supuso un beneficio neto ajustado de 9.373 millones, que se posición tanto por encima de estimaciones (+1,01%) como por encima de los datos del año pasado (+15,93%) y le reportó un BPA de 24,020 dólares por acción, que aunque mejoró los 19,76 usd/acn de 2017, fue un -0,47% peor de lo previsto por los analistas. El presidente y consejero delegado de la entidad, David Solomon, se mostró satisfecho con el comportamiento de la firma en el año y subrayó que “estamos bien posicionados para tener una mayor base de clientes, seguir diversificando nuestros ingresos y lograr un mejor retorno para nuestros accionistas".

Bank of America: La entidad financiera cerró el ejercicio de 2018 con un beneficio por acción que escaló un 41,82% hasta los 2,628 usd/acn, que además mejoró las estimaciones en un 3,3% gracias a un beneficio neto ajustado de 26.906 millones de euros (vs 19.974 mln usd en 2017). Esta mejora de las cifras estuvo propiciada por unos ingresos que se elevaron hasta los 91.155 millones de dólares que batieron la cifra del año anterior (88.705 mln usd) quedaron ligeramente por debajo de lo previsto (-0,01%). A cierre bursátil, las acciones del banco se anotaron un 7,16%.

Bank of New York: La firma americana consiguió cerrar el año con unos ingresos de 16.425 millones de dólares, quedando ligeramente por debajo de lo previsto (-0,07%) a pesar de superar los 15.557 millones del año anterior. Este incremento se reflejó en el beneficio neto ajustado, que escaló un 4,15% hasta los 4.265 millones de dólares y batió las estimaciones en un 2,11%, traduciéndose en un BPA de 4,21 usd/acn frente a los 3,55 dólares por título de 2017.

Morgan Stanley: La entidad financiera defraudó en la presentación de los resultados correspondientes a 2018 en los que ingresó 40.107 millones de euros (vs 37.945 mln usd 2017), un 2,05% por debajo de lo esperado, que le reportaron un EBITDA de 11.511 millones. El beneficio neto ajustado de la compañía tampoco cumplió con lo esperado por los analistas (-3,65%) a pesar de crecer un 15,24% hasta los 8.158 millones de dólares. Así, el BPA de la compañía escaló un 28,06% hasta los 4,610 usd/acn, frente a los 4,804 dólares por acción estimados por consenso. El presidente y consejero delegado del banco, James Gorman, destacó tras publicar los datos el crecimiento logrado en todos los sectores a pesar del desafiante cuarto trimestre.

Netflix: La plataforma de streaming duplicó (+104%) su beneficio neto ajustado en 2018 tras obtener 1.465 millones de dólares que, sin embargo, no consiguió cumplir con las estimaciones (-0,27%). Este incremento fue posible gracias a un aumento de los ingresos del 35% hasta los 15.794 millones de dólares que tampoco lograron cumplir con lo esperado por analistas (-0,13%) y le reportaron un EBITDA de 2.009 millones. Con estos datos, el BPA también se duplicó hasta los 3,246 dólares por acción, batiendo lo previsto por consenso en un 1%. Los buenos datos estuvieron propiciados en parte por el aumento de suscriptores, que también logró mejorar las estimaciones cuando en el último trimestre consiguió 8,8 millones de nuevos suscriptores cuando se esperaban 7,6 millones.

American Express: La marca de tarjetas de crédito registró un beneficio por acción de 7,324 dólares por acción, que se colocaron por debajo de las estimaciones (-0,83%) a pesar de mejorar los 5,87 usd/acn de 2017. Esto fue posible gracias a unos ingresos que alcanzaron los 40.338 millones de dólares (+0,11% vs estimaciones) que le reportaron un beneficio neto ajustado de 6.291 millones que, aunque superaron los 5.335 millones del año pasado, no batieron la cifra esperada por los analistas (-1,43%). El consejero delegado y presidente, Stephen J. Squeri, destacó que los ingresos se situaron claramente por encima de las expectativas iniciales y permitieron a la empresa gozar de flexibilidad para hacer nuevas inversiones.

Semana del 21 al 25 de enero

  • MARTES 22 ENERO
  • MIERCOLES 23 ENERO
  • JUEVES 24 ENERO
  • VIERNES 25 ENERO

Johnson & Johnson: La compañía de productos de higiene cerró el año fiscal con unos ingresos de 81.581 millones de dólares, que cumplieron con las estimaciones (+0,27%) y superaron los 76.450 millones del año pasado. Este incremento se reflejó en el beneficio neto ajustado, que escaló hasta los 22.315 millones de dólares (+11,35% vs 2017) e hizo subir el BPA hasta los 8,18 usd/acn, mejorando lo previsto en un 0,17%. De cara al próximo ejercicio, Johnson & Johnson ha declarado que espera mejorar la facturación el 0% y el 1%, alcanzando un beneficio ajustado por acción de entre 8,50 y 8,65 dólares, con un crecimiento operativo de entre el 5,7% y el 7,6%.

Halliburton: La petrolera americana cosechó un beneficio neto ajustado de 1.662 millones de dólares, que superó las estimaciones en un 2,59% y mejoró los 1.062 millones de 2017. Esto fue posible gracias a unos ingresos de 23.995 millones de dólares, que incrementaron las ventas del año pasado en un 16,37% y le otorgaron un EBITDA de 4.338 millones de dólares. Gracias a las buenas cifras, el beneficio por acción batió las estimaciones en un 2,87% con 1,9 dólares por título, frente a los 1,22 usd/acn de 2017. La compañía declaró que los buenos datos obtenidos fueron posibles gracias al incremento del precio durante el año, además de a un mejor rendimiento en Norteamérica y una recuperación del negocio internacional.

IBM: La tecnológica cerró el año fiscal con unos ingresos de 79.591 millones de dólares, ligeramente por encima de las estimaciones (+0,22%), que le otorgaron un EBITDA de 18.518 millones (-1,32% vs 2017). Estos ingresos se tradujeron en un beneficio neto ajustado de 12.657 millones que batió lo previsto (+0,17%) y le reportó un BPA de 13,81 dólares por acción, frente a los 13,78 usd/acn esperados por los analistas. La compañía declaró que sus datos estuvieron impulsados por el crecimiento de su sector de servicios en la nube y aprovechó para anunciar las previsiones para 2019, en el que espera que el BPA ajustado sea de alcance los 13,90 dólares por título.

ASML: El fabricante de chips holandés incrementó el beneficio neto ajustado durante 2018 un 22,52% hasta los 2.606 millones de euros, gracias a unos ingresos de 10.944 millones, que además de batir las previsiones (+1,64%), superaron los 9.053 millones obtenidos el año anterior. Así, y con un EBITA de 3.388 millones (-1,57% vs estimaciones), el beneficio por acción alcanzó los 6,113 euros por título, frente a los 4,93 eur/acn de 2017 y los 6,01 euros previstos por los analistas.

Procter & Gamble: El conglomerado de productos de higiene presentó los resultados correspondientes al segundo trimestre de su ejercicio fiscal 2019 en los que consiguió unos ingresos que batieron las expectativas (+1,61%) con 16.438 millones de dólares y superaron los 16.690 millones del año pasado. Con un EBITDA de 4.632 millones, el beneficio neto ajustado escaló un 12,25% hasta los 3.272 millones, mejorando así lo esperado (+3,77%). Los buenos datos se tradujeron en un BPA de 1,25 dólares por acción, frente a los 1,12 usd/acn del mismo periodo del año pasado y sorprendiendo a los analistas en un 3,39%. Gracias a estas cifras, la compañía revisó al alza su pronóstico de crecimiento de las ventas orgánicas para el ejercicio de 2019, que estima ahora en un rango de entre el 2% y el 4%, aunque anticipa que sus ventas en datos absolutos oscilarán entre una caída del 1% y una subida del 1% respecto del ejercicio precedente, incluyendo el impacto del tipo de cambio.

Texas Instruments: La compañía no alcanzó en 2018 los ingresos esperados por los analistas (-0,18%) tras obtener 15.784 millones de dólares, que sí superaron la facturación del año anterior (5,50%) y le reportaron un EBITDA de 7.942 millones. Dicho dato se tradujo en un beneficio neto ajustado de 5.636 millones que tampoco alcanzó lo previsto por consenso (vs 5.801 mln usd), pero mejoró el registro del año anterior en un 21,83%, que le reportó un beneficio por acción de 5,903 dólares por título, batiendo las estimaciones en un 3,93%.

Ford Motor: El fabricante de automóviles registró en el último año un beneficio neto ajustado de 5.194 millones de dólares que, aunque se situaron en línea con las estimaciones, cayeron desde los 7.116 millones obtenidos en 2017. Esta caída tuvo lugar a pesar de que los ingresos comparables en este periodo subieron un 1,78% hasta los 148.294 millones de dólares, reportando un EBITDA de 11.511 millones. Así pues, el BPA de 2018 cumplió con lo esperado por analistas y bajó un 26,97% hasta los 1,3 dólares por acción. La compañía achacó los malos resultados a la imposición por parte de Estados Unidos de aranceles a las importaciones de acero y aluminio, así como el mayor coste de materias primas.

Intel corp: El fabricante de chips consiguió unos ingresos en el año que alcanzaron los 70.848 millones de dólares, superando los 62.761 millones de 2017 a pesar de quedar un -0,24 por debajo de las estimaciones. Con un EBITDA de 33.634 millones, el beneficio neto ajustado sí batió lo esperado por analistas (+1,48%) con 21.525 millones de dólares, que se tradujeron en un BPA de 4,58 dólares por título, frente a los 3,46 usd/acn del año anterior. Bob Swan, consejero delegado y director financiero de la firma, se mostró contento tras un “año verdaderamente extraordinario para Intel, con ingresos récord en todos los segmentos de negocios y ganancias récord a medida que transformamos a la compañía para buscar nuestra mayor oportunidad de mercado".

Starbucks: La cadena de cafés presentó los resultados correspondientes al primer trimestre de su año fiscal 2019 en los que registró un beneficio neto ajustado de 940,05 millones de dólares, que superó las estimaciones (+12,29%) y supuso una mejora respecto a los 832,07 millones del año anterior. Este aumento fue posible gracias a unos ingresos de 6.633 millones de dólares, que batieron las previsiones en un 2,28% y le reportaron un EBITDA de 1.487 millones. Así, el beneficio por acción escaló hasta los 0,75 dólares por título, frente a los 0,649 usd/acn esperados por analistas. Tras la presentación, el presidente y consejero delegado, Kevin Johnson, declaró que “los esfuerzos para optimizar nuestro negocio nos han permitido centrarnos en las iniciativas estratégicas para posicionar a Starbucks en un camino de éxito a largo plazo”.

Colgate Palmolive: El fabricante estadounidense de productos de higiene personal presentó unos ingresos de 15.544 millones de dólares que superaron ligeramente las estimaciones (+0,19%) y mejoraron los 15.454 millones de 2017. Con Un EBITDA de 4.357 millones, el beneficio neto ajustado quedó por debajo de lo esperado (-0,15%) con 2.590 millones de dólares, superando la cifra del año pasado en un 1,77% y reportándole un BPA de 2,97 dólares por título frente a los 2,87 usd/acn del año pasado. Para el próximo año, la compañía espera que las ventas orgánicas crezcan entre un 2% y un 4%, fruto de una “mayor inversión” en sus marcas y un aumento de los precios.

Semana del 28 de enero al 1 de febrero

  • LUNES 28 ENERO
  • MARTES 29 ENERO
  • MIÉRC. 30 ENERO
  • JUEVES 31 ENERO
  • VIERNES 01 FEBRERO

Caterpillar: El fabricante de maquinaria industrial defraudó a los analistas tras presentar unos resultados en los que ingresó 54.722 millones de dólares, que quedaron ligeramente por debajo de lo esperado (-0,08%) aunque supusieron un incremento del 20,30% respecto a 2017. Este aumento le reportó un beneficio neto ajustado de 6.722 millones, por debajo de los 6.919 millones de dólares estimados pero mejorando la cifra del año pasado en un 21%. Así, el beneficio por acción escaló un 63% hasta los 11,22 usd que, sin embargo, no consiguió batir los 11,637 dólares por título esperados por mercado.  

SAP: La tecnológica alemana defraudó a los analistas tras presentar los datos correspondientes a 2018 en los que obtuvo un beneficio neto ajustado de 5.200 millones, inferior a los 5.318 millones de 2017 y un 0,95% por debajo de lo esperado. Esta caída tuvo lugar a pesar del incremento en los ingresos del 5,44% hasta los 23.464 millones, ligeramente por encima de las estimaciones (+0,23%), que le reportó un EBITDA de 8.527 millones. El descenso en el beneficio neto se reflejó también en el BPA, que retrocedió un 2,03% hasta los 4,35 eur/acn frente a los 4,416 descontados por mercado. Tras la presentación, SAP anunció que llevará a cabo una profunda reestructuración de su negocio en 2019, con el objetivo de simplificar la estructura y los procesos de la empresa y espera asumir un impacto negativo de entre 800 y 950 millones de euros en relación con los costes del programa.

Philips: El conglomerado holandés consiguió unos ingresos de 18.121 millones de euros que quedaron ligeramente por encima de lo previsto (+0,24%) y reportándole un EBITDA de 3.093 millones. El beneficio neto ajustado escaló hasta los 1.643 millones de dólares, un 40% más que el año anterior y superior a los 1.360 millones esperados por los analistas. Así, el beneficio por acción se colocó en los 1,760 euros por título, batiendo tanto estimaciones (+17,26%) como la cifra de 2017 (+42,28%). La compañía anunció que propondrá el reparto de un dividendo de 0,85 euros por acción además de un nuevo programa de recompra de acciones propias por valor de 1.500 millones de euros.

Verizon: El grupo americano ingresó en el ejercicio 130.863 millones de dólares que quedaron ligeramente por debajo de las estimaciones (-0,02%) a pesar de mejorar los 126.034 millones de 2017. Con un EBITDA de 47.410 millones, el beneficio neto ajustado escaló un 30% hasta los 19.988 millones de dólares, un 3,62% más de lo esperado, que le reportó un BPA de 4,71 dólares por título, superando tanto previsiones de analistas (+0,83%) como la cifra del año anterior (3,74 usd/acn). Tras la presentación, el consejero de la firma, Hans Vestberg, destacó que “Verizon terminó 2018 registrando un sólido rendimiento financiero y operacional”.

Pfizer: La farmacéutica estadounidense aumentó el beneficio neto ajustado durante el año en un 11,64% hasta los 17.958 millones de euros, superando en un 0,12% las estimaciones. Esto fue posible gracias al aumento de los ingresos (+2,10%) hasta los 53.647 millones. Con estos datos, el beneficio por acción quedó ligeramente por encima de lo esperado (+0,07%) con 3 dólares por título, frente a los 2,650 usd/acn de 2017.

3M: El grupo industrial registró un beneficio por acción ajustado que sorprendió a los analistas en un 5,1% tras obtener 10,460 dólares por título, frente a los 9,17 usd/acn de 2017. Este crecimiento estuvo impulsado por el aumento de los ingresos (+3,50%) hasta 32.765 millones de dólares, un 0,14% por encima de lo esperado. Sin embargo, y con un EBITDA que se colocó en los 7.207 millones de dólares, el beneficio neto ajustado defraudó a los analistas (-10,79%) tras obtener 5.349 millones de dólares, frente a los 5.620 millones del año anterior. De cara al próximo año, la compañía anunció una rebaja de sus expectativas de beneficios como consecuencia de la coyuntura internacional y de una adquisición que no había tenido en cuenta en sus previsiones anteriores.

Louis Vuitton Moet Hennesy: La firma de lujo francesa registró unos ingresos de 46.826 millones de euros en 2018, ligeramente por encima de lo esperado (+0,04%) y que le reportó un EBITDA de 12.305 millones. Este dato se tradujo en un beneficio neto ajustado de 6.354 millones de euros, por debajo de lo previsto por analistas (-0,94%) a pesar de mejorar la misma cifra de 2017 (5.129 mln eur). Así, el beneficio por acción subió (+23,87%) hasta los 12,610 euros por título que, sin embargo, no cumplieron las estimaciones (-0,99%). Tras la presentación, el presidente y consejero delegado de la compañía declaró que “podemos contar con el atractivo de nuestras marcas y la agilidad de nuestros equipos para fortalecer nuestro liderazgo en el universo de los productos de alta calidad".

Apple: La tecnológica americana presentó los resultados correspondientes al primer trimestre de su ejercicio fiscal 2019 en los consiguió un beneficio neto ajustado de 19.965 millones de dólares, un 0,16% respecto a lo esperado por analistas, a pesar de caer respecto a los 20.065 millones de año anterior. Esta caída respecto a 2017 estuvo influenciada por el descenso de los ingresos (-4,51%) hasta los 84.310 millones de dólares (+0,4% vs estimaciones), que le proporcionaron un EBITDA de 26.741 millones. Sin embargo, el beneficio por acción sí consiguió batir el registro del año anterior en un 7,53% con 4,183 dólares por título, frente a los 4,167 usd/acn previstos por consenso. Para el resto del ejercicio, la compañía estima una facturación de entre 55.000 y 59.000 millones de dólares, con un beneficio operativo de hasta 8.600 millones de dólares, por debajo de las expectativas de los analistas.

Ebay: El e-commerce obtuvo un beneficio por acción de 2,320 dólares por título, que consiguió superar las estimaciones en un 0,65% y mejoró los 2 usd/acn del año pasado. Este incremento estuvo impulsado por el crecimiento del beneficio neto ajustado hasta los 2.305 millones de dólares, por encima de los 2.287 millones esperados por los analistas gracias a un EBITDA de 3.622 millones. Los buenos datos estuvieron impulsados por unos ingresos de que alcanzaron los 10.746 millones de dólares, batiendo tanto estimaciones (+0,15%) como la facturación de 2017 (+12,32%). De acuerdo al presidente y consejero delegado de la compañía, Devin Wenig, la marca se centrará en 2019 en las mejoras a la experiencia de usuario y buscarán oportunidades a largo plazo en los segmentos de pagos y publicidad.

Siemens: El beneficio neto ajustado del grupo alemán reportó en el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2019 una caída de más del 50% tras conseguir 1.014 millones de euros, defraudando también a los analistas en un 14,72%. Esta caída tuvo lugar a pesar de que los ingresos subieron un 1,48% hasta los 20.116 millones que, sin embargo, no cumplieron con lo esperado (-1,74%). Los malos datos se tradujeron en un BPA de 1,240 euros por acción, cayeron por debajo de estimaciones (-10,92%) e inferiores a los 2,626 eur/acn del 1T18. La caída respecto al año pasado ha estado provocada por dos factores ajenos al comportamiento de la compañía, ya que se corresponden a la venta de su participación en OSRAM y un impacto positivo de 437 millones de euros relacionado con la reforma fiscal estadounidense que tuvieron lugar el año anterior.

McDonalds: La cadena de comida rápida ingresó durante el año 21.025 millones de dólares, en línea con lo esperado a pesar de suponer un descenso del 7,87% respecto a 2017. Sin embargo, el beneficio neto ajustado consiguió escalar un 14,91% hasta los 6.205 millones de dólares, batiendo las previsiones en un (2,77%) y reportándole un BPA de 7,9 dólares por acción (+1,97 vs estimaciones), frente a los 6,660 usd/acn que esperaba el mercado. El incremento del beneficio neto fue posible gracias a una caída del 8% de los gastos de la firma durante el conjunto del año.

AT&T: El grupo de telecomunicaciones sorprendió a los analistas tras presentar un beneficio por acción de 3,520 dólares por título, mejorando lo esperado en un 0,2%. Esta mejora tuvo lugar gracias al crecimiento del 12,5% del beneficio neto ajustado hasta los 21.174 millones de dólares que, sin embargo, no alcanzaron los 23.502 millones esperados por el mercado. Los ingresos tampoco lograron cumplir con lo previsto por analistas (-0,35%) con 170.756 millones, a pesar de mejorar la facturación de 2017 en un 6,36% y proporcionarle un EBITDA de 56.659 millones. Los malos datos respecto al año pasado se vieron afectados porque en 2017 la compañía recibió un impacto positivo en sus cuentas gracias a la reforma fiscal impulsada por Trump.

Boeing: El fabricante de aeronaves obtuvo en 2018 unos ingresos que alcanzaron los 101.127 millones de dólares, lo que supuso un crecimiento del 8,28% y batió lo esperado por analistas en un 1,45%. Con un EBITDA de 14.176 millones, el beneficio neto ajustado se colocó en los 10.660 millones de dólares, que superó los 9.358 millones previstos por mercado y le reportó un BPA de 16,010 usd/acn frente a los 12,040 dólares por título de 2017. Los buenos resultados estuvieron influenciados por el gran número de aviones entregados durante el último ejercicio, que hizo a la compañía cosechar una facturación récord.

Visa: La firma de tarjetas de crédito consiguió en el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2019 unos ingresos de 5.506 millones de dólares, batiendo lo esperado por analistas en un 1,74%, que le reportaron un EBITDA de 3.876 millones. Esta cifra se tradujo en un beneficio neto comparable de 2.977 millones, una subida del 17,39% respecto al año pasado, que sorprendió al mercado en un 3,95% y supuso un BPA de 1,3 dólares por título, frente a los 1,253 usd/acn estimados (+20,37% vs 1T18). Tras el anuncio, las acciones de la compañía subían un 2% en el “after hours”.

Qualcomm: El fabricante de microprocesadores registró en el primer trimestre de su ejercicio fiscal un EBITDA de 1.540 millones de dólares extraídos de unos ingresos que cayeron un 20% hasta los 4.815 millones, un 1,75% por debajo de lo previsto por analistas. A pesar de este descenso, el beneficio neto por acción fue un 9,09% superior a los esperado con 1.464 millones de dólares, que se tradujeron en un BPA de 1,2 dólares por acción, mejorando tanto estimaciones (+10,19%) como el dato de 2017 (+22,45%). El presidente y consejero delegado de la compañía, Steve Mollenkopf, declaró que los resultados muestran “una fortaleza continuada en nuestro negocio de semiconductores, impulsado por fuertes liderazgo en productos y gestión de gastos operativos” y que los “objetivos estratégicos” continúan siendo la transición global al 5G y la expansión a nuevas industrias y categorías de productos.

Microsoft: El gigante tecnológico presentó los resultados correspondientes al segundo trimestre de su ejercicio fiscal 2019 en los que consiguió un beneficio neto ajustado de 8.577 millones, mejorando en un 14,39% el registro del año pasado a pesar de no cumplir con los ingresos esperados (-0,09%) con 32.471 millones de dólares. Con un EBITDA que se colocó en los 13.253 millones, el beneficio por acción en este periodo escaló hasta los 1,104 dólares por título, superando las estimaciones en un 1,01%. Estas cifras presentan un avance significativo respecto al primer semestre de su anterior año fiscal, en el que tuvo que asumir un impacto negativo de 16.000 millones de dólares por la reforma tributaria. Satya Nadella, consejero delegado de la firma, destacó los fuertes resultados comerciales en la nube, que “reflejan nuestra profunda y creciente colaboración con empresas líderes en cada sector, incluyendo comercio minorista, servicios financieros y salud".

Facebook: La red social sorprendió a los analistas tras presentar unos ingresos en el año que mejoraron la facturación de 2017 en un 37% con 55.838 millones de dólares, reportándole un EBITDA de 33.380 millones. El incremento se reflejó que un beneficio neto ajustado de 25.724 millones que se tradujeron en un BPA de 8,807 dólares por acción, por encima de los 8,495 usd/acn descontados por el mercado y un 26,32% por encima del dato del año anterior. Así, Facebook cerró con los mayores beneficios de su historia y con 2.700 millones de personas usando Facebook, Instagram o WhatsApp al mes.

Paypal Holdings: La marca de pago online consiguió un beneficio por acción en el año que escaló hasta los 2,420 dólares por título, desde los 1,900 del año anterior, gracias a un beneficio neto ajustado de 2.913 millones, superando las estimaciones en un 1%. Este crecimiento ha sido posible gracias al aumento de los ingresos en un 18% hasta los 15.451 millones de dólares, que quedaron un 0,08% por debajo de lo esperado, y le reportaron un EBITDA de 3.979 millones.

Nokia: La tecnológica finesa consiguió unos ingresos de 22.580 millones de euros, mejorando las estimaciones en un 1,05% a pesar de suponer un descenso desde los 23.223 millones del año pasado. Con un EBITDA de 2.695 millones, el beneficio neto ajustado cayó un 32% hasta los 1.267 millones de euros, que se tradujeron en un BPA de 0,230 euros por acción, un 3,60% más de lo esperado. Cabe destacar que los resultados de 2018 de la compañía se vieron afectados por 1.455 millones de euros en costes de depreciación y amortización tras la absorción de Alcatel-Lucent.

H&M: La marca de ropa sueca cerró el ejercicio registrando un beneficio neto ajustado de 210.400 millones de coronas suecas, un 21,82% menos de lo obtenido el año pasado, traduciéndose en un BPA de 7,64 coronas por acción, cayendo frente a lo esperado en un 1,69%. Este descenso tuvo lugar a pesar de que los ingresos en el año se elevaron un 5,20% alcanzando los 210.400 millones de coronas suecas, ligeramente peor con lo estimado (0,01%), y reportándole un EBITDA de 25.164 millones. Los datos se vieron afectados por un impacto negativo de 560 millones de coronas en relación con la renovación de los sistemas logísticos. A pesar de los datos, el consejero delegado, Karl-Johan Persson, declaró que “hay signos de que la transformación de la compañía empieza a surtir efecto”.

Unilever: El grupo angloholandés perdió un 7,66% en los ingresos del año tras obtener 49.600 millones de euros, que tampoco cumplieron con lo esperado por analistas (-2,98%), y le reportaron un EBITDA de 10.898 millones. Sin embargo, el beneficio neto ajustado se colocó ligeramente por encima del conseguido el año pasado (+0,79%) con 6.365 millones de euros, superando las estimaciones en un 1,87%, que le reportaron un BPA de 2,36 eur/acn, batiendo tanto las previsiones (+1,99%) como el registro del año anterior (2,240 eur/acn). El consejero delegado de la firma, Alan Jope, se mostró contento con los resultados aclaró que de cara a 2019 las condiciones del mercado seguirán siendo “desafiantes”, aunque ha asegurado que el margen operativo y el flujo de caja seguirán creciendo.

Royal Dutch Shell: La petrolera angloholandesa consiguió elevar su beneficio neto ajustado durante 2018 hasta los 23.833 millones de euros, lo que supone un aumento del 51,19%, gracias a un EBITDA de 61.501 millones. Este crecimiento estuvo impulsado por unos ingresos que batieron las estimaciones en un 3,1% con 388.379 millones de euros, que finalmente se tradujeron en un BPA de 2,855 euros por acción, frente a los 1,92 eur/acn del año pasado y los 2,578 eur/acn que descontaba el mercado. Tras la presentación, el consejero delegado Ben van Beurden declaró que “Shell registró un desempeño muy fuerte en 2018 […], cumplió sus promesas para el ejercicio, incluyendo la finalización de su programa de desinversiones de 30.000 millones de dólares, así como dando comienzo a proyectos clave manteniendo la disciplina en las inversiones".

Mastercard: La firma de tarjetas de crédito elevó un 38,44% su beneficio neto ajustado hasta los 6.792 millones de dólares, mejorando las previsiones en un 1,28%, gracias a un EBITDA que se colocó en los 8.869 millones. Este incremento estuvo impulsado por unos ingresos que cumplieron con lo esperado (+0,05%) gracias a los 14.950 millones de dólares obtenidos en 2018, frente a los 12.497 millones del año pasado. Así, el beneficio por acción escaló un 41,70% hasta los 6,49 dólares por título, un 0,57% más de lo estimado. Los buenos datos recogidos durante el año estuvieron influenciados porque el año pasado la compañía se vio obligada a contabilizar un gasto extraordinario en relación con la reforma fiscal impulsada por la administración de Trump. Tras la presentación, el presidente y consejero delegado de Mastercard, Ajay Banga, destacó que los resultados “reflejan la gran ejecución en el crecimiento de nuestro negocio central y en la construcción de nuevas capacidades para mejorar la experiencia de usuario e incrementar la seguridad en todos los tipos de transacciones”

Amazon: El e-commerce estadounidense ingresó en el año 232.887 millones de dólares, lo que supuso un aumento del 30,93% respecto a 2017, mejorando las estimaciones en un 0,2% y reportándole un EBITDA de 33.476 millones. Este crecimiento disparó el beneficio neto ajustado hasta los 14.353 millones de dólares, un 0,71% por encima de lo previsto, que se tradujo en un BPA de 28,706 dólares por acción (-0,32% vs previsiones de analistas) frente a los 10,109 usd/acn del año pasado. Sin embargo, los buenos resultados de la compañía no convencieron a los inversores y los títulos de la compañía perdína un 0,8% en el after market.

Deutsche Bank: La entidad alemana ingresó durante el año 25.316 millones de euros que, aunque quedaron ligeramente por debajo de lo esperado (-057%) y supusieron un reroceso del 4,3% respecto a 2017, le reportaron un beneficio neto ajustado de 918 millones, batiendo las estimaciones en un 23,25%. Esta mejora también repercutió en el beneficio por acción de la compañía, que superó las previsiones en el año en un 44,70% tras alcanzar los 0,437 euros por título. Estos resultados supusieron el primer resultado anual positivo de la compañía desde 2014, gracias entre otras cosas al recorte de 6.000 puestos de trabajo el año pasado dentro de su marco de reducción de costes.

Merck: La farmacéutica obtuvo unos ingresos que se colocaron ligeramente por encima de las previsiones (+0,05%) tras conseguir 42.294 millones de dólares, un aumento del 5,31% respecto al año anterior. A pesar del incremento en la facturación, el beneficio neto ajustado quedó ligeramente por debajo de lo esperado (-0,07%) con 11.621 millones de dólares, que se tradujeron en un beneficio por acción de 4,340 dólares por título, batiendo tanto estimaciones (+0,14%) como la cifra de 2017 (+9,05%). El presidente de la firma, Kenneth C. Frazier, se mostró contento con los resultados obtenidos y destacó los progresos científicos y comerciales y la estrategia de innovación cosechados los sectores oncológico, de vacunas, de salud animal y de productos especializados.

Chevron: La petrolera estadounidense generó un beneficio neto ajustado de 14.826 millones de dólares, que no cumplió con lo esperado (-4,29%) a pesar de duplicar los 6.575 millones del año pasado. Esto fue posible gracias a unos ingresos que se elevaron un 17,37% hasta los 166.339 millones que tampoco cumplieron con lo previsto por analistas (-3,54%). Así, el BPA tampoco consiguió cumplir con las estimaciones y quedó un 3,87% por debajo con 7,745 dólares por título, frente a los 465 usd/acn de 2017. Los buenos datos obtenidos fueron posibles gracias a la actualización de las normas de contabilidad en EE.UU., que permitieron a la compañía ahorrar cerca de un 60% en pago de impuestos.

Exxon: La compañía obtuvo un beneficio por acción en el año de 5,017 dólares por título, lo que supuso un incremento del 31% respecto al año pasado y mejoró las estimaciones en un 11,34%. Esto fue posible gracias al crecimiento de los ingresos (+18,76%) hasta los 290.212 millones de dólares que, sin embargo, quedaron un 3,94% por debajo de lo esperado. Así, el beneficio neto comparable escaló hasta los 21.424 millones de dólares que superaron lo esperado por analistas (+10,06%) y supuso un aumento desde los 16.278 millones de 2017. La petrolera declaró que los buenos datos estuvieron impulsados por un incremento de la facturación, gracias al fuerte aumento de la producción en sus explotaciones en Texas y Nueva México que compensó la bajada que los precios del petróleo experimentaron durante el último trimestre de 2018.

Semana del 04 al 08 de febrero

  • LUNES 04 FEBRERO
  • MARTES 05 FEBRERO
  • MIÉRC. 6 DE FEBRERO
  • JUEVES 7 FEBRERO
  • VIERNES 8 FEBRERO

Alphabet: La matriz de Google consiguió en 2018 unos ingresos de 110.093 millones de dólares, superando lo estimado por mercado en un 0,51% y mejorando los 89.183 millones de dólares del año anterior. Con un EBITDA de 50.983 millones, el beneficio neto comparable escaló hasta los 38.125 millones (+26% vs beneficio de 2017) que se tradujeron en un BPA de 54,205 dólares por título, en línea con las estimaciones (+0,03%) y frente a los 42,997 usd/acn del año pasado.

BP PLC: La petrolera inglesa elevó su beneficio neto comparable hasta los 12.723 millones de dólares desde los 6.166 millones de 2017, superando en un 7,13% previsto por analistas. Este crecimiento fue posible gracias a unos ingresos de 298.756 millones que, aunque quedaron ligeramente por debajo de lo esperado (-0,79%), mejoraron la facturación del año pasado en un 24% y le reportaron un EBITDA de 38.537 millones. Fruto de estos datos, el beneficio por acción se colocó en los 0,637 dólares por título, batiendo estimaciones (+7,42%) y superando los 0,313 usd/acn del año anterior. De cara al ejercicio actual, BP estima conseguir un nivel superior de producción subyacente debido a grandes proyectos, aunque apuntó que el resultado dependerá de diferentes factores, incluyendo las cuotas de la OPEP.

Estee Lauder: La firma americana de maquillaje y perfumería registró en el segundo trimestre de su ejercicio 2019 un beneficio por acción de 1,74 dólares por título que superó las estimaciones en un 12,5% y mejoró los 1,52 usd/acn de 2017. Esto fue posible gracias a unos ingresos de 4.005 millones de euros, que superaron lo previsto por analistas en 2,04%, y le reportaron un EBITDA de 910 millones. Así, el beneficio neto comparable escaló hasta los 645 millones de dólares desde los 573 millones obtenidos el pasado ejercicio, lo que supuso una mejora frente a los 570,8 millones esperados por consenso.

Intesa Sanpaolo: El banco italiano ingresó durante el año 17.875 millones de euros que aunque quedaron un 0,44% por debajo de lo esperado, mejoró el registro de 2017 en un 2,48%. Esta facturación le reportó un beneficio neto ajustado de 4.353 millones de euros, que superó las previsiones de mercado en un 23% y se tradujo en un BPA de 0,263 euros por acción, batiendo las estimaciones (+25,24%) y los 0,227 eur/acn del pasado ejercicio. Tras la presentación, el consejero delegado de la entidad celebró los resultados y remarcó que en términos de solvencia, la entidad presenta un ratio Common Equity Tier 1 en 2018 del 13,6%. Para el presente año, Intesa espera incrementar el beneficio neto por el crecimiento en los ingresos y la reducción de los costes operativos y de riesgo. Además, ha anunciado que reservará el 80% de los beneficios netos de 2019 al pago de dividendos.

Disney: El beneficio neto ajustado del primer trimestre fiscal de la compañía alcanzó los 2.752 millones de dólares (1,84 USD/acn) frente a los 2.311 millones de dólares (1,48 USD/acn) un año anterior, un 19,08% más. Los ingresos aumentaron un 6,96% hasta los 15.303 mln USD desde los 14.307 mln USD del mismo periodo del año anterior. En cuanto al EBITDA, este resultó en 4.226 mln USD, un 9,40% más respecto al mismo periodo del ejercicio previo, en el que la cifra fue de 3.863 mln USD.

Snap: La dueña de la red social Snapchat registraba un alza del 28,48% en el after market, hasta los 9,04 dólares por acción, después de informar al mercado que había reducido sus pérdidas en dos tercios en 2018, aunque sin salir de los números rojos. A pesar de esta subida, las acciones de la compañía se mantienen en mínimos desde que debutó en la Bolsa de Wall Street en marzo de 2017, cuando alcanzó su máximo histórico de 27,09 dólares por título. La empresa tecnológica cerró el cuarto trimestre de 2018 con un beneficio neto ajustado negativo de -59,4 millones de dólares, un 38,31% más de lo que esperaba el mercado y un 61,55% más respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

BNP Paribas: El mayor banco francés contabilizó en 2018 un beneficio neto ajustado de 7.139 millones de euros, un 6,40% por debajo de las expectativas del consenso de analistas. Además, la cifra supone una caída del 12,39% en comparación con el resultado del año anterior, por lo que la entidad ha revisado a la baja su proyección de crecimiento de ingresos para el periodo 2016-2020 (reduciéndolo al 1,5% anual desde el anterior 2,5%) y ha incrementado su meta de ahorro de costes recurrentes a 3.300 millones de euros, frente a los 2.700 millones del plan original. En cuanto al BPA ajustado, este ha sido de 5,712 eur/acn, un 5,68% menos que en el conjunto del ejercicio anterior. En cuanto a los ingresos anuales del banco francés, estos ascendieron hasta los 42.516 millones de euros, un 1,49% menos que en 2017 y por debajo de las previsiones del mercado en un 0,69%. 

Vinci: 
El grupo industrial francés registró un beneficio neto ajustado de 2.986 millones de euros en el ejercicio de 2018, un +9,1% en comparación con el ejercicio precedente, aunque algo por debajo de lo que esperaban los analistas (-0,4%). En cuanto al BPA ajustado, este fue de 5,32 eur/acn, un +0,43% por encima de lo esperado y un +12,22% frente al ejercicio anterior, en el que obtuvo un BPA ajustado de 4,745 eur/acn. Respecto a los ingresos, estos fueron de 43.519 millones de euros (un +0,89% vs 2017, cuando obtuvo 43.135 mln eur). Por mercados, Vinci alcanzó una facturación de 24.768 mln eur en Francia, un +4,6%, mientras que en el resto del mundo llegó hasta los 18.751 mln eur, un +13,2% respecto al mismo periodo del año anterior. Por último, el EBITDA superó en un 6,12% al del año anterior, al situarse en los 6.898 mln eur aunque estuvo un 0,73% por debajo de lo esperado.

ING:
 
El grupo holandés obtuvo un beneficio neto de 4.703 millones de euros en 2018, lo que supone una caída del 4,1% respecto de lo que obtuvo un año antes, como consecuencia, en parte, del impacto negativo de 775 millones de euros tras el acuerdo alcanzado en el tercer trimestre de 2018 con la Fiscalía de Países Bajos para zanjar las investigaciones relacionadas con las deficiencias en la prevención de lavado de dinero en su filial holandesa, ING Netherlands, entre 2010 y 2016. No obstante, el beneficio neto ajustado de la compañía fue un 8,71% más que en el periodo anterior. En cuanto a la cifra de ingresos de ING Group en el conjunto del ejercicio, estos alcanzaron los 18.088 millones de euros, un 2,17% más que un año antes. Y el beneficio por acción ajustado fue de 1,385 eur/acn, un 8,46% que en el periodo previo. 

Munich Re: 
El grupo alemán de reaseguros logró un beneficio neto ajustado de 2.310 millones de euros un 2018, cifra que supone multiplicar por seis sus ganancias del año anterior, cuando logró un resultado de 375 millones de euros. 

General Motors:
 El fabricante de automóviles norteamericano obtuvo un beneficio neto declarado de 6.751 millones de dólares en 2018, un 36% menos que un año antes, cuando el resultado se vio afectado por los cambios fiscales aprobados en Estados Unidos. En cuanto a los ingresos, estos alcanzaron los 147.049 mln USD, con un BPA declarado de 4,71 dólares por acción. El resultado el año pasado estuvo afectado por el aumento de los costes de las materias primas, en parte resultado de los aranceles de Estados Unidos al acero y el aluminio.

Daimler: El fabricante de coches alemán registró un incremento del 1,85% en los ingresos de 2018 con 167.362 millones que, a pesar de mejorar las estimaciones en un 0,78%, supuso un retroceso del beneficio neto comparable del 26,83% tras obtener 7.902 millones de euros, gracias a un EBITDA de 17.309 millones. El beneficio por acción también disminuyó respecto a 2017 (-24,47%) con 7,386 euros por título, frente a los 9,779 eur/acn del ejercicio anterior. Tras la presentación, el presidente de la compañía, Dieter Zetsche explicó que “2018 fue un año con mucho viento en contra” y destacó la cotización de las acciones de Daimler, la discusión sobre el diésel y aplicación de nuevos estándares de emisiones contaminantes y la guerra comercial como principales efectos negativo que afectaron durante el año. Además, anunciaron que en la próxima junta general de accionistas se propondrá el reparto de un dividendo de 3,25 por acción, lo que supone un descenso del 11% respecto a 2017.

Monte dei Paschi: La entidad italiana consiguió superar las estimaciones (+10,51%) en 2018 tras conseguir un beneficio neto comparable de 392,3 millones de euros, respecto a las pérdidas de 3.192 millones del año pasado. Esto fue posible a pesar de que los ingresos descendieron un 18,33% con 3.288 millones de euros, por debajo de lo esperado (-1,88%). Así, el beneficio por acción se disparó respecto a 2017 con 0,355 euros por título, frente a las pérdidas por acción de 6,653 eur/acn del año pasado.

Twitter: La propietaria de la red social homóloga registró un beneficio neto ajustado de 663,8 millones de dólares en 2018 (un 8,25% más de lo esperado por los analistas), logrando así el primer ejercicio que cierra en 'números negros' un año al completo, frente al beneficio de 328,8 millones que obtuvo en el anterior. Los ingresos se elevaron hasta los 3.042 millones de dólares, un 24,52% más respecto al mismo periodo del año previo, en el que contabilizó 2.443 millones de dólares. De esa cifra, 2.617 mln USD se correspondieron con los ingresos procedentes de la publicidad, mientras que los 425 millones de dólares restantes procedieron de la venta de datos personales.

Philip Morris: La compañía de cigarrillos y tabaco con sede en Nueva York anunció que su beneficio creció en el cuarto trimestre gracias a una combinación de menores tipos impositivos, precios favorables y gastos de intereses más bajo, además de por el incremento de las ventas de sus dispositivos de tabaco sin combustión. En cuanto al beneficio neto ajustado anual este fue de 7.942 millones de dólares (5,1 USD/acn), frente a los 7.435 mln USD (4,7 USD/acn) del año previo, situándose por encima de las previsiones de los analistas en un 1,74%. En el conjunto del año, los ingresos subieron un 3,05% a 29.625 mln USD, respecto a 2017, año en el que la cifra fue de 28.748 millones de dólares.

Vestas: El fabricante de aerogeneradores danés obtuvo en 2018 unos ingresos de 10.134 millones de euros, que a pesar de mejorar el registro del año pasado (+1,82%) quedaron un 0,74% por debajo de lo previsto. Con un EBITDA de 1.394 millones, el beneficio neto comparable cayó un 20% hasta los 722 millones, defraudando a los analistas, que esperaban 769 millones de euros. El BPA también sufrió un retroceso (-14,69%) respecto a 2017 tras obtener 3,583 euros por acción, frente a los 3,736 eur/acn descontados por mercado. De cara al próximo año, la compañía espera unos ingresos en la horquilla de 10.750 y 12.250 millones de euros y además esperan invertir aproximadamente 700 millones de euros a lo largo del año.

Total: La petrolera francesa defraudó a los analistas (-3,20%) tras obtener en 2018 un beneficio neto comparable de 11.491 millones de euros, a pesar de la mejora que suponía frente a los 9.383 millones del año pasado. Este crecimiento se vio impulsado por la subida de los ingresos hasta los 156.024 millones de euros (+17,97% vs 2017) obtenidos que, sin embargo, quedó por debajo de las estimaciones en un 7,85%, y le reportó un EBITDA de 25.910 millones. El BPA de la compañía también se elevó un 17,13% respecto a 2017 con 4,28 euros por acción, quedando también por debajo de lo previsto por mercado, 4,46 eur/acn. Tras la presentación, el presidente de la compañía, Patrick Pouyanné, explicó que tras los “excelentes” resultados el consejo de administración prevé incrementar en un 3,1% los pagos de dividendos trimestrales y que continuarán con la política de autocompra de acciones por un valor de 1.500 millones de dólares. Además, la compañía aclaró que la mejora de cifras fue fruto del incremento de la producción y el incremento del precio del barril.

Sanofi: La farmacéutica francesa consiguió un beneficio por acción que se colocó en línea con lo esperado con 5,47 euros por acción, a pesar de sufrir una rebaja frente a los 5,54 euros por título del año pasado. Esta caída estuvo provocada por el descenso del beneficio neto comparable (-2,08%) hasta los 6.819 millones de euros, extraídos de un unos ingresos que se colocaron ligeramente por debajo de lo esperado (-0,06%) con 34.463 millones de euros, frente a los 35.055 millones de 2017. De cara a este año, la compañía espera incrementar su beneficio por acción entre un 3% y un 5%.

Unicredit: El banco italiano ingresó en el año 19.723 millones de euros, en línea con lo previsto por analistas (+0,12%) y por encima de los 19.619 millones facturados el año pasado. La mejora repercutió en el beneficio neto comparable, que se elevó un 3,88% hasta los 3.852 millones (+19,59% vs estimaciones) y que se tradujo en un BPA de 1,728 eur/acn, frente a los 1,454 eur/acn esperados por mercado. El consejero delegado de la entidad, Jean Pierre Mustier, celebró las cifras y puntualizó que consiguieron “unos resultados récord” a pesar del “entorno macroeconómico desafiante”. Además, el banco confirmó sus objetivos para el presente año, en el que espera alcanzar un beneficio neto de 4.700 millones de euros y un ratio de capital de calidad (CET1) de entre el 12% y el 12,5%.

Société Générale: La entidad francesa obtuvo en 2018 un BPA que, aunque cayó respecto al año pasado (-0,66%), batió las estimaciones en un 25,04% tras conseguir 5,573 euros por acción, gracias a un beneficio neto comparable de 4.468 millones de euros (+22,85% vs previsiones mercado). Las buenas cifras se apoyaron en unos ingresos que alcanzaron los 25.205 millones de euros, que consiguieron mejorar lo previsto por analistas (+0,11%) y aumentaron la facturación de 2017 en un 5,22%. Tras la presentación, el banco anunció que propondrá el pago de dividendo en acciones, con el objetivo de reforzar su capital y que ha revisado sus objetivos estratégicos debido a la evolución de los tipos de interés.

L’Oreal: La marca de cosméticos francesa ingreso durante el año 26.937 millones de euros, que mejoraron las estimaciones (+0,66%) y la facturación de 2017 (+3,51%) y le reportaron un EBITDA de 6.031 millones. Dicho EBITDA se tradujo en un beneficio neto comparable que, si bien no cumplió con lo esperado por analistas (-0,37%), superó los 3.749 millones del año pasado y le otorgó un BPA de 7,080 euros por acción, frente a los 6,650 eur/acn del ejercicio anterior aunque por un 0,48% por debajo de lo descontado por mercados. Según la compañía, se consiguió la mejor progresión de ventas en diez años, con un incremento del 7,1% gracias al impulso del mercado asiático. Gracias a las mejores cifras, se aumentó el dividendo a accionistas hasta los 3,85 euros por acción, un 8,5% más respecto al año pasado.

Hasbro: El fabricante americano de juguetes sufrió una caída en sus ingresos del 12% durante el año hasta los 4.580 millones de dólares, como consecuencia del cierre de la cadena Toys ‘R’ Us. Este descenso afectó a las cuentas, que presentaron un EBITDA de 796,451 millones que se tradujeron en un beneficio neto comparable de 488,789 millones (vs 693,119 millones de 2017), reportándole un BPA de 3,850 dólares por título, por debajo tanto de estimaciones (-9,43%) como del dato de 2017 (5,460 usd/acn). El presidente y consejero delegado de la compañía, Brian Goldner, explicó que la firma no pudo diversificar lo suficiente su base de comercios minoristas para compensar el cierre de Toys ‘R’ Us durante las navidades. Sin embargo, de cara al presente año, la compañía estima un aumento de las ventas como consecuencia del tirón de los entrenos de películas como Capitana Marvel, Frozen 2 o Star Wars: Episodio IX.

Semana del 12 al 15 de febrero

  • MARTES 12 FEBRERO
  • MIÉRC. 13 FEBRERO
  • JUEVES 14 FEBRERO
  • VIERNES 15 FEBRERO

Thyssenkrupp: La acerera alemana obtuvo en el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2019 unos ingresos de 7.942 millones de euros, que aunque superaron lo previsto por los analistas (+4,06%) quedaron por debajo de los 9.817 millones del año anterior. Con un EBITDA de 336 millones, el beneficio neto comparable cayó un 28% hasta los 67,200 millones, mucho menos que los 161 millones esperado por el mercado. Así, el BPA también sufrió un retroceso (-24,31%) hasta los 0,109 euros por acción, frente a los 0,21 eur/acn estimados. La compañía aprovechó para confirmar sus previsiones para el ejercicio, aunque matizó que las incertidumbres políticas y económicas están aumentando.

Heineken: La cervecera holandesa ingresó durante el año 22.471 millones de euros que, aunque quedaron ligeramente por debajo de lo esperado (-0,24%), superaron la facturación del año anterior (+2,57%) y le reportaron un EBITDA de 5.351 millones. Sin embargo, el beneficio neto comparable sí batió las estimaciones (+3,72%) al obtener 2.424 millones de euros que mejoraron los 2.247 millones del año pasado. Así, el BPA escaló hasta los 4,248 eur/acn desde los 3,938 euros por título de 2017, sorprendiendo al mercado en un 4,3%. La compañía aprovechó para anunciar un dividendo de 1,01 euros por título, a pesar de que prevé un entorno de incertidumbre y volatilidad en los próximos meses.

Renault: El fabricante de coches francés sufrió un retroceso del 33% en el beneficio neto comparable de 2018 tras registrar 3.435 millones de euros, frente a los 3.849 millones esperados por mercado, y fruto de un EBITDA de 6.432 millones. Este retroceso estuvo influenciado por una caída del 2,3% en la facturación hasta los 57.419 millones, ligeramente por debajo de lo previsto por analistas. El beneficio por acción también se vio afectado tras caer un 32% hasta los 12,624 euros por título (vs 14,102 eur/acn estimados). La compañía achacó las malas cifras a la menor contribución del socio nipón Nissan, que el año pasado se benefició de la reforma fiscal en EE.UU. Otros factores que repercutieron negativamente en el desempeño de Renault fue el programa de jubilaciones anticipadas en Francia, así como la entrada en vigor del ciclo WLTP. A pesar de los malos resultados, el grupo automovilístico prevé una mejora de su cifra de negocio, así como registrar un margen operativo del 6% y también generar un flujo de caja positivo para su división de Automoción.

Nestle: El grupo de alimentación suizo registró unos ingresos de 91.439 millones de francos suizos que cumplieron con lo esperado y mejoraron la facturación de 2017 en un 1,84%, reportándole un EBITDA de 19.445 millones. Estos datos se tradujeron en un beneficio neto comparable de 11.867 millones de francos suizos que batieron ligeramente las previsiones (+1,05%) y supusieron un BPA de 4,020 francos suizos por título, frente a los 3,550 chf/acn del año anterior (+3,5% vs estimaciones). Tras la presentación, la marca anunció que pretende adelantar el cierre de su actual programa de recompra de acciones por 20.000 millones de francos a finales de 2019, seis meses antes de lo previsto, gracias al fuerte flujo de caja de que dispone. Además, el consejero delegado, Mark Schneider, declaró que en 2018 reforzaron su capacidad de innovación a fin de mantener su liderazgo tecnológico y reducir los tiempos de llegada a los mercados y que están satisfechos con los progresos registrados en el año.

Airbus: El fabricante de aeronaves francés registró un aumento en el beneficio por acción durante 2018 del 28% tras conseguir 4,763 euros por título (vs 4,385 eur/acn estimados) gracias a un beneficio neto comparable que superó lo previsto por analistas en un 8,56% después de obtener 3.692 millones de euros. Este incremento de los beneficios tuvo lugar a pesar del retroceso de los ingresos en un 4,58% respecto al año anterior al facturar 63.707 millones de euros en el año, que sí consiguieron batir las estimaciones (+1,42%). La compañía destacó el “sólido rendimiento” de sus operaciones y resultados pese a la evolución negativa del dólar respecto al euro y la “revaluación de los instrumentos financieros. También se anunció que se propondrá el pago de un dividendo por valor de 1,65 euros por acción con cargo a 2018 en el próximo consejo de administración.

Crédit Agricole: El banco francés consiguió unos ingresos en 2018 que alcanzaron 19.736 millones de euros, en línea con lo previsto por mercado (+0,26%) y superando la facturación del año anterior en un 5,91%. Este incremento repercutió en el beneficio neto comparable, que mejoró lo esperado por analistas en un 4,43% tras alcanzar los 3.961 millones de euros y le reportó un BPA de 1,251 eur/acn que, aunque quedaron por debajo de las estimaciones (-6,08%), mejoraron los 1,205 euros por título del año pasado. El director general de la entidad, Philippe Brassac, consideró en el comunicado que estos resultados son reflejo de la fortaleza de su modelo bancario, y estimó que la firma cuenta con una buena base para afrontar "el crecimiento de las incertidumbres" del mercado.

Credit Suisse: La entidad suiza registró un beneficio neto comparable que superó las estimaciones en un 9,43% con 2.785 millones de francos suizos, desde los 2.049 millones del año anterior. Este crecimiento fue posible gracias a unos ingresos que, si bien no cumplieron con lo esperado (-0,33%), subieron un 0,1% hasta los 20.920 millones de francos suizos. Así, el beneficio por acción se elevó un 23,51% hasta los 1,056 francos suizos, mejorando lo previsto por analistas en un 6,56%.

Schneider Electric: El grupo de componentes eléctricos alcanzó unos ingresos en el año 2018 de 25.720 millones de euros, que cumplieron con lo previsto (+0,2%) y aumentaron ligeramente (+3,95%) la facturación de 2017. Este increment se reflejó en el beneficio neto comparable registrado, que subió un 7,65% hasta los 2.560 millones de euros, traduciéndose en un BPA de 4,62 eur/acn, que batió tanto estimaciones (+1,07%) como los 4,26 euros por título de 2017. El director general de la firma, Jean-Pascal Tricoire, declaró estar satisfecho con estos resultados, en un año en el que consideró que la firma ha acelerado la ejecución de su estrategia empresarial, con más servicios y herramientas.

Capgemini: La tecnológica francesa defraudó al presentar sus resultados en 2018 tras obtener un beneficio neto comparable de 959 millones de euros, por debajo de los 1.046 millones de 2017 y un 7,43% por debajo de lo esperado por analistas. A pesar de esta caída, los ingresos sí consiguieron cumplir con lo esperado (+0,33%) con 13.197 millones de euros, un 3,17% más respecto al año anterior, que le reportó un EBITDA de 1.826 millones. Así, el BPA de la compañía se colocó en los 6,06 euros por título, frente a los 6,22 eur/acn del anterior ejercicio por un 0,38% más que lo estimado por el mercado. La compañía achacó el descenso de los datos a un mayor gasto fiscal en el año.

Astrazeneca: La farmacéutica inglesa consiguió en 2018 unos ingresos de 22.090 millones de dólares, un 1,67% mes respecto al año anterior, pero en línea con las estimaciones. Este retroceso fue más importante en el beneficio neto comparable, que descendió un 13,84% hasta los 4.396 millones que se tradujeron en un BPA de 3,46 dólares por acción (+2,67% vs estimaciones), frente a los 4,027 usd/acn de 2017. A pesar de los malos resultados anuales, la compañía consiguió mitigar las pérdidas del resto del año con un fuerte cuarto trimestre, con lo que el consejero delegado, Pascal Soriot, delcaró que “la compañía ha vuelto a la senda del crecimiento”.

Aegon: La aseguradora holandesa batió las previsiones de consenso tras obtener en 2018 un beneficio por acción de 0,837 euros por acción, frente a los 0,672 eur/acn del año anterior. Esto fue posible gracias al incremento (+24,22%) del beneficio neto comparable hasta los 1.754 millones, frente a los 1.561 millones descontados por mercado. A pesar de los buenos registros, los ingresos a lo largo del año bajaron un 12% hasta los 28.914 millones de euros que, sin embargo, también batieron a las estimaciones en un 25,96%. La compañía declaró un dividendo de 0,15 euros por acción, frente a los 0,14 euros por acción del año anterior.

Air Liquide: El grupo energético de origen francés obtuvo unos ingresos durante el año de 21.011 millones de euros, ligeramente por encima de lo estimado (+1,03%), y superando los 20.349 millones del año anterior. Con un EBITDA de 5.215 millones, el beneficio neto comparable escaló un 14,1% hasta los 2.315 millones de euros, batiendo las estimaciones en un 3,16%. Sin embargo, el BPA no consiguió cumplir con las previsiones (-1,03%) al colocarse en los 5,182 euros por título, frente a los 4,760 eur/acn de 2017. El presidente y consejero delegado de Air Liquide, Benoit Potier, ha destacado que 2018 ha sido un año “particularmente dinámico”, tanto por el crecimiento en las ventas como por las eficiencias y sinergias o por “el alto nivel de decisiones de inversión industrial”.

Coca-Cola: El grupo de bebidas presentó unos resultados que no convencieron en Wall Street tras cosechar unos ingresos que quedaron ligeramente por debajo de lo esperado (-0,10%) con 31.847 millones de dólares, menos que los 35.416 millones registrados en 2017. Con un EBITDA de 10.892 millones, el beneficio neto comparable sí cumplió con lo esperado al obtener 8.942 millones que se tradujeron en un BPA de 2,080 dólares por título, al peor al previsto (-0,24%) pero mejor que los 1,91 usd/acn de 2017. Después de la presentación, la compañía achacó el descenso de la facturación al cambio de la divisa y a una re-organización de las franquicias. Además, presentó unas perspectivas para el presente año que quedaron por debajo de las estimaciones de consenso.

Vivendi: El conglomerado de entretenimiento francés sorprendió a los analistas (+5,09%) tras presentar un beneficio neto comparable de 1.157 millones de euros que supuso un retroceso del 11,81% respecto a 2017, gracias a un EBITDA declarado de 1.288 millones. Este descenso en el beneficio tuvo lugar a pesar de que los ingresos se elevaron un 11,96% hasta los 13.932 millones de euros, ligeramente por encima de lo esperado (+0,835). Así, el BPA de la compañía también consiguió batir las estimaciones en un 5,2% tras presenta 0,91 euros por acción, frente a los 1,01 eur/acn del año pasado. A pesar de los peores datos, la dirección anunció que propondrá el pago de un dividendo de 0,5 euros por acción, un 11,1 % más que en el ejercicio precedente.

Allianz: La aseguradora alemana ingresó en el año 130.557 millones que superaron los 126.149 millones del año anterior y sorprendieron a mercado en un 1,01%. Esta mejora se reflejó en el beneficio neto comparable, que se elevó un 8,35% hasta los 7.893 millones de euros (vs 7.559 mln eur estimados). Así, el beneficio por acción escaló hasta los 18,3 euros por título desde los 16,31 eur/acn conseguidos en 2017. Este resultado supone las mayores ganancias en una década, "a pesar de la fuerte volatilidad del mercado, especialmente en el cuarto trimestre", según aclaró el consejero delegado de la firma, Oliver Bäte.

PepsiCo: El grupo de alimentación ingresó durante el año 64.661 millones de dólares (-0,03% vs estimaciones), ligeramente superior a la facturación del año pasado (+1,79%), que el reportó un EBITDA de 13.019 millones de dólares. Este dato se tradujo en un beneficio neto comparable de 8.065 millones de dólares, en línea con lo esperado por mercado, que supuso un BPA de 5,66 dólares por título, frente a los 5,23 usd/acn de 2017. Tras la presentación, el consejero delegado Ramón Laguarta declaró que se encuentran “bien posicionados en nuestras categorías más grandes y hemos desarrollado unas capacidades fuertes y relevantes en los últimos años".

Eni: La energética italiana elevó su beneficio neto comparable en 2018 en más de un 90% hasta los 4.592 millones de euros, un 5,25% por encima de lo previsto y que se tradujo en un BPA de 1,28 eur/acn frente a los 0,67 euros por título del año pasado. Esto fue posible gracias a unos ingresos de 75.810 millones de euros (+0,49% vs estimaciones) que supusieron un EBITDA de 19.182 millones de euros. La compañía propuso pagar un dividendo de 0,83 euros por acción, frente a los 0,80 eur/acn repartidos en 2017.

Semana del 18 al 23 de febrero

  • MARTES 19 FEBRERO
  • MIÉRCOLES 20 FEBRERO
  • JUEVES 21 FEBRERO
  • SÁBADO 23 FEBRERO
HSBC: La entidad financiera registró unos ingresos durante el año 53.780 millones de dólares, por encima de los 51.524 millones del año anterior a pesar de quedar por debajo de lo esperado (-1,84%). A pesar del crecimiento en los ingresos, el beneficio neto comparable descendió un 5% hasta los 14.437 millones de dólares que se tradujeron en un BPA de 0,722 usd/acn que, aunque quedaron un 4,87% por debajo de las estimaciones, superaron los 0,699 dólares por títulos de 2017. El consejero delegado del banco, John Flint, declaró que “Son unos buenos resultados que demuestran los progresos respecto del plan que anunciamos en junio de 2018, a pesar de un desafiante cuarto trimestre”. La firma también anunció que pagará un dividendo de 0,51 dólares por acción, tal como hizo en el pasado ejercicio.

Danone: El grupo alimenticio elevó su beneficio neto comparable un 5,21% hasta los 2.304 millones de euros, ligeramente por encima de las estimaciones (+0,7%), que se tradujeron en un BPA de 3,56 euros por título, frente a los 3,49 eur/acn de 2017. Este incremento fue posible a pesar de una ligera reducción del 0,11% en los ingresos, hasta los 24.651 millones de euros que sí estuvieron en línea con lo esperado por los analistas. De cara al presente ejercicio, la compañía espera una mayor inflación de costes con un encarecimiento cercano al 5% de materias primas y embalaje y un objetivo de aumento del 3% de sus ventas comparables y un margen operativo recurrente por encima del 15%. Además, la francesa anunció que propondrá en la junta general de accionistas del próximo 25 de abril el reparto de un dividendo de 1,94 euros en metálico a cuenta del ejercicio 2018.

Walmart: El minorista americano consiguió unos ingresos durante su año fiscal 2019 de 514.405 millones de dólares que se colocaron en línea con las estimaciones y crecieron un 2,81% respecto a 2017. Esta facturación le reportó un EBITDA de 32.635 millones que se tradujeron en un beneficio neto comparable de 14.474 millones de dólares, lo que representa una mejora del 8,79% frente al año anterior y que supuso un BPA de 4,91 usd/acn, batiendo tanto estimaciones (+1,47%) como los 4,42 usd/acn del anterior ejercicio. De cara al próximo año fiscal, Walmart ha aumentado su perspectiva de ventas en EE.UU. entre un 2,5% y un 3%, con un crecimiento de las ventas de comercio electrónico del 35% que, no obstante, no será tan sólido como el logrado el pasado año.

Fresenius: El grupo germano de tecnología sanitaria consiguió un beneficio neto comparable durante 2018 de 1.871 millones de euros que, si bien quedó un 1,1% por debajo de lo esperado, supuso un incremento del 0,65% respecto a 2017, gracias a un EBITDA de 5.991 millones. Sin embargo, la compañía redujo durante el año sus ingresos hasta un 1,05%, alcanzando los 33.530 millones, un 0,39% más de lo previsto por analistas. Así, el beneficio por acción escaló un 0,39% hasta los 3,368 euros por acción, frente a los 3,444 eur/acn estimados. El fabricante alemán espera para el 2019 una subida de la facturación entre el 3 y el 6 %, descontados los efectos de los tipos de cambio, y mantener el beneficio neto. Además, la dirección propondrá en la próxima junta general de accionistas el reparto de un dividendo de 0,80 euros por acción por el 2018, un 7 % más que la cantidad repartida el año pasado.

Air France: La aerolínea francesa registró unos ingresos durante 2018 que alcanzaron los 26.515 millones de euros, en línea con las estimaciones (+0,13%) y por encima de los 25.784 millones de 2017. Con un EBITDA de 4.217 millones, el beneficio neto comparable quedó muy por debajo de los 617 millones esperados por mercado, al obtener 365,101 millones de euros que se tradujeron en un BPA de 0,847 eur/acn. La compañía declaró que la caída de los datos estuvo influenciada por el impacto negativo de las huelgas de la compañía, unido al gasto en carburante, que aumentó por el efecto del encarecimiento del petróleo. Para el presente ejercicio, la empresa prevé elevar del 2 al 3 % sus capacidades de pasaje en las marcas Air France, KLM y Hop! Además, pretende disminuir sus costes entre el 0 y el 1%, sobre la base de un tipo de cambio y un precio de barril constantes.

Orange: La teleoperadora sufrió un retroceso en el BPA del 7,71% hasta los 0,694 euros por acción debido a la caída del beneficio neto comparable hasta los 2.187 millones (-25,64% vs estimaciones), desde los 2.941 millones de 2017. Este descenso tuvo lugar a pesar de un ligero incremento (+0,69%) de los ingresos hasta los 41.381 millones, que superó las estimaciones en un 0,44% y le reportó un EBITDA de 13.005 millones de euros.

AXA: La aseguradora francesa aumentó sus ingresos durante 2019 en un 4,39% tas alcanzar los 102.874 millones de euros, batiendo así las estimaciones de mercado (+2,31%). Este incremento se reflejó en el beneficio neto comparable de la compañía, que escaló un 3% hasta los 6.182 millones de euros y se tradujo en un BPA de 2,48 euros por título, superando lo esperado por mercado en un 1,93%. Tras la presentación, el grupo anunció que propondrá el reparto de un dividendo de 1,34 euros por acción, lo que supone un 6 % más que el pasado año.

Saint-Gobain: La compañía francesa registró unos ingresos durante el año que alcanzaron los 41.774 millones de euros, ligeramente por encima de las estimaciones (+0,28%) y mejorando los 40.810 millones del año anterior. Con un EBITDA de 4.324 millones, el beneficio neto comparable escaló hasta los 1.729 millones, un 0,52% más de lo esperado, que se tradujo en un BPA de 3,18 euros por acción, frente a los 2,96 euros por título de 2017 (+0,54% vs estimaciones).

Deutsche Telekom: El grupo alemán sufrió un descenso del 64% en el beneficio neto comparable durante el año tras obtener 2.166 millones de euros, cayendo un 53% por debajo de las estimaciones. Este descenso tuvo lugar a pesar de que los ingresos crecieron un 0,95% hasta los 75.656 millones, superando además lo esperado por mercado (+0,5%) y reportándole un EBITDA de 23.300 millones. Sin embargo, el BPA también se colocó por debajo de las estimaciones (-1,84%) al obtener 0,96 euros por acción, frente a los 1,27 eur/acn de 2017. La compañía ha explicado que el descenso del beneficio se debe a que el año pasado contó con un pago menor de impuestos tras la reforma fiscal en EE.UU., además de otros extraordinarios positivos por la apreciación de las licencias de espectro de T-Mobile US, la venta de la compañía de servicios en internet Strato y de participaciones en la plataforma en internet Scout24. Para el 2019, espera un beneficio operativo bruto (Ebitda) antes de extraordinarios de 23.900 millones de euros y un flujo libre de caja de 6.700 millones de euros.

Berkshire Hathaway: La compañía presidida por Warren Buffet ingresó durante el año 247.837 millones de dólares, ligeramente por encima de lo esperado (+0,84%), que le reportó un EBITDA de 19.800 millones. Estos datos se tradujeron en un beneficio neto comparable de 24.781 millones, muy encima de lo previsto por analistas (+49,01%) que se convirtió en un BPA de 15.075 dólares por acción, frente a los 8.791 usd/acn de 2017. A pesar de los buenos datos, la compañía se anotó unas pérdidas de 25.400 millones de dólares durante el último trimestre del año, fruto casi en exclusiva de la caída de los títulos de Kraft Heinz, tras sufrir una depreciación de 15.400 millones en sus marcas Kraft y Oscar Mayer. Buffet también aprovechó para dirigirse a sus inversores y comunicarles que sigue con intención de hacerse con nuevos negocios a través de grandes inversiones, pero por ahora considera que los precios son demasiado elevados.

Semana del 25 de febrero al 1 de marzo

  • MARTES 26 NOVIEMBRE
  • MIÉRCOLES 27 FEBRERO
  • JUEVES 28 FEBRERO

Basf: El grupo químico alemán sufrió un retroceso (-8,86%) en el beneficio neto comparable durante 2018 tras obtener 5.391 millones de euros, que también quedaron por debajo de lo esperado (-0,68%), y se tradujo en un BPA de 5,87 euros por acción frente a los 5,931 descontados por mercado. Este retroceso tuvo lugar a pesar que los ingresos de este periodo sí que cumplieron con lo esperado (+0,79%) tras obtener 62.675 millones de euros, inferior a los 64.475 millones de 2017, que se tradujeron en un EBITDA de 9.481 millones. La compañía achacó unos resultados más débiles a la caída de la demanda de China debido al conflicto comercial con EE.UU y el presidente de la compañía, Martin Brundermüller advirtió que los dos primeros trimestres del año serán débiles. La directiva anunció que propondrá en la próxima junta general de accionistas el pago de un dividendo de 3,20 euros por acción por 2018, frente a los 3,10 euros de 2017.

Home Depot: El minorista estadounidense especializado en bricolaje y menaje del hogar ingresó durante el año 108.203 millones de dólares que, a pesar de quedar ligeramente por debajo de lo esperado (-0,09%), supusieron una mejora del 7,23% respecto a 2017, reportándole un EBITDA de 17.400 millones. Fruto de estos datos, el beneficio neto comparable escaló un 28,14% hasta los 11.316 millones de dólares (+0,91% vs estimaciones), que se tradujeron en un BPA de 9,9 dólares por acción, frente a los 7,459 usd/acn de 2017 y batiendo también las previsiones de los analistas en un 1%. La compañía anunció un aumento de dividendos del 32 %, a 1,36 dólares por acción, y un nuevo programa de recompra de acciones por 15.000 millones. Además, en sus perspectivas para 2019, la multinacional prevé alcanzar una ganancia de 10,03 dólares por acción, algo por debajo de las previsiones de los analistas.

 

Bayer: La farmacéutica alemana sufrió un desplome del 82,38% en el beneficio neto comparable de su año tras registrar 1.036 millones de euros, fruto de un EBITDA de 9.547 millones. Esta caída tuvo lugar a pesar de un incremento del 13,05% en los ingresos hasta los 39.586 millones de euros, por encima de lo esperado (+0,97%). Así, el beneficio por acción también descendió (-10,45%) desde 2017 hasta los 5,94 euros por acción, frente a los 5,804 eur/acn estimados por los analistas. La caída en los datos de la compañía ha sido consecuencia de los costes de la adquisición de Monsanto, completada el pasado mes de junio, así como por las plusvalías contabilizadas en 2017 por la desconsolidación de Covestro, antigua filial especializada en polímeros del grupo químico y farmacéutico alemán.

Ahold Delhaize: El minorista holandés registró unos ingresos ligeramente inferiores a los del año pasado (-0,16%) tras conseguir 62.791 millones de euros, por encima de lo esperado (+0,51%) y reportándole en un EBITDA de 4.305 millones de euros. Así, el beneficio neto comparable creció hasta 1.924 millones, un 21,62% más respecto al año pasado, que se tradujo en un BPA de 1,6 euros por acción, frente a los 1,27 eur/acn de 2017 y batió las estimaciones en un 2,76%. Después de la presentación, la junta ha declarado un dividendo final de 0,7 euros por acción, comparados con los 0,63 euros por título repartidos en 2017.

Lowe’s: El minorista de bricolaje y menaje del hogar consiguió unos ingresos de 71.309 millones de dólares que, aunque supusieron un aumento del 3,92% respecto a 2017, quedaron ligeramente por debajo de lo previsto por analistas (-0,11%), obteniendo un EBITDA de 7.582 millones. El crecimiento se vio reflejado en el beneficio neto comparable del ejercicio, que creció un 13% hasta los 4.163 millones de dólares, traduciéndose en un BPA de 5,126 dólares por título, mejorando las estimaciones (+0,31%) y los 4,390 usd/acn del año pasado. De cara a 2019, la compañía anunció en su guía que espera un crecimiento de las ventas totales cercano al 2% y en las ventas comparables del 3%.

HP Inc: La tecnológica estadounidense presentó los resultados correspondientes al primer trimestre de su ejercicio fiscal 2019, en el que consiguió un beneficio neto comparable de 809 millones de dólares, lo que supuso un avance del 0,75% respecto al año pasado, a pesar de quedar por debajo de lo esperado (-1,69%), gracias a un EBITDA de 1.159 millones de dólares. Esta subida fue reflejo de unos ingresos de 14.710 millones de dólares que, aunque quedaron por debajo de lo previsto por analistas, supusieron un incremento del 1,33% respecto a 2017. Así, el BPA se colocó en los 0,52 usd/acn, batiendo así estimaciones (+0,58%) como los 0,48 usd/acn del año anterior. La compañía espera de cara a 2019 un beneficio por acción de entre 2 y 2,10 dólares, así como un flujo de caja de al menos 3.700 millones de dólares (3.248 millones de euros).

Engie: La energética francesa ingresó durante 2018 un 6,82% menos que el año pasado tras conseguir 60.596 millones de euros, por debajo de lo esperado (-3,93%), que le reportaron un EBITDA de 9.199 millones. El descenso se reflejó en el beneficio neto comparable, que se desplomó un 61,19% hasta los 1.033 millones, un 57,12% por debajo de lo previsto por mercado. Así, el BPA de la compañía también se redujo hasta los 0,424 euros por acción, inferior tanto a estimaciones (-56,6%) como a los 1,093 eur/acn de 2017. La multinacional subrayó que sus resultados reflejan un impacto negativo "muy significativo" de los cortes no programados en las actividades nucleares de Engie en Benelux, provocando una tasa de disponibilidad muy baja en 2018 y la disminución en los precios capturados.

Ab-Inbev: La cervecera belga terminó 2018 registrando unos datos que decepcionaron a los analistas tras conseguir un BPA de 3,44 euros por acción, por debajo de lo esperado (-6,22%) e inferior a los 4,04 eur/acn de 2017. Este descenso estuvo provocado por la caída del 14,74% del beneficio neto comparable hasta los 6.793 millones de euros (-6,07% vs estimaciones), fruto de un EBITDA de 22.080 millones. A pesar de los malos registros, la compañía consiguió batir las estimaciones de consenso en un 0,52% tras ingresar 54.619 millones de euros en el año. Tras la presentación, la compañía declaró que en 2019 esperan “registrar un fuerte crecimiento de los ingresos y del Ebitda, impulsado por el sólido desempeño de nuestro portafolio de marcas y la fortaleza de nuestros planes comerciales".

Carrefour: El minorista francés defraudó a los analistas tras obtener unos ingresos de 76.000 millones de euros, que supusieron un descenso del 3,67% respecto al año anterior y le reportaron un EBITDA de 3.469 millones. Sin embargo, el beneficio neto comparable durante 2018 creció un 3,75% hasta los 802 millones de euros, traduciéndose en un BPA de 1,016 euros por título, batiendo tanto estimaciones (+4,63%) como los 0,998 eur/acn de 2017. El presidente de la compañía, Alexandre Bompard, remarcó la “transformación sin precedentes” que comenzó la compañía durante el año con el objetivo de optimizar costes y consideró que los resultados obtenidos en el marco de "un contexto macroeconómico complejo" refuerzan su confianza en el plan marcado para 2022.

CRH PLC: El fabricante de materiales de construcción obtuvo un beneficio por acción comparable de 1,737 euros por acción, que supusieron un retroceso del 16,5% respecto al año pasado y quedó por debajo de los 1,817 eur/acn de 2017. Este descenso fue reflejo de la caída del beneficio neto comparable hasta los 1.453 millones, un 1,29% por debajo de lo previsto, extraídos de un EBITDA de 3.365 millones. El retroceso de los datos estuvo provocado por un retroceso de los ingresos del 2,8% hasta los 26.790 millones de euros. La compañía anunció que repartiría un dividendo de 0,72 euros por acción, frente a los 0,68 eur/acn de 2017.

J.C. Penney: El minorista estadounidense consiguió unos ingresos durante 2018 que cayeron un 6,7% hasta los 11.664 millones de dólares, ligeramente por debajo de los 11.751 millones de 2017, que le reportaron un EBITDA de 568 millones. Estos datos supusieron una caída del beneficio neto comparable hasta unas pérdidas de 296 millones, inferiores a los 315 millones de pérdidas previstas por consenso. Así, el BPA de la compañía se desplomó desde los 0,22 usd/acn del año pasado hasta los -0,94 usd/acn de este año, que fueron menos negativos que los -1,006 dólares por título estimados por analistas. Después de la presentación, la compañía no ofreció para 2019 y anunció el cierre de 18 tiendas en el presente año.

Semana del 04 al 08 de marzo

  • MARTES 05 MARZO
  • MIÉRCOLES 6 MARZO
  • JUEVES 07 MARZO

Target Corporation: El minorista estadounidense consiguió unos ingresos en el año de 75.356 millones de dólares, que se colocaron en línea con lo esperado y supusieron un avance del 4,84% respecto a 2017, reportándole un EBITDA de 6.611 millones. La compañía elevó así su beneficio neto comparable un 10,88%, hasta los 2.874 millones de dólares (-0,38% vs estimaciones), que se tradujo en un BPA de 5,390 usd/acn, frente a los 5,433 usd/acn previstos por consenso y mejorando la cifra del año anterior en un 14,44%.

Deutsche Post: La compañía de origen alemán obtuvo un retroceso (-15,67%) del beneficio neto comparable hasta los 2.288 millones de euros, por debajo de las estimaciones (-8,95%), que le reportaron un BPA de 1,829 euros por título, un 7,2% menos de lo previsto e inferior a los 2,15 eur/acn de 2017. Este retroceso en los datos tuvo lugar a pesar del aumento en los ingresos de un 1,83% hasta los 61.550 millones de euros, un 0,59% por encima de lo esperado que le reportó un EBITDA de 6.454 millones de euros. La firma postal declaró que el descenso de sus datos se debió a los gastos derivados de la reestructuración en la división de cartas y envío de paquetes y a la aplicación de nuevos estándares de contabilidad.

Atlantia: La italiana defraudó a los analistas tras conseguir unos ingresos de 5.826 millones de euros, que supusieron un retroceso respecto a 2017 del 2,46% y un descenso desde los 6.694 millones esperados. Con un EBITDA de 3.805 millones, el beneficio neto comparable cayó un 30%, traduciéndose en un BPA de 1,027 euros por título, quedando por debajo tanto de estimaciones (-20,51%) como de los 1,476 eur/acn del año pasado. La compañía explicó que la caída de las cifras estuvo relacionada con Las provisiones y los costes relacionados con el derrumbe de la infraestructura en Génova el pasado verano. Fruto de este recorte, la compañía propondrá en su próxima junta de accionistas un dividendo de 0,90 euros por acción, pago que será así un 26% al total del año anterior.

 

Essilorluxoticca: El fabricante de lentes consiguió durante el año unos ingresos que duplicaron los del año pasado al conseguir 16.160 millones de euros, ligeramente por encima de las estimaciones (+1,61%), que le reportaron un EBITDA de 3.331 millones. Este crecimiento se tradujo en un beneficio neto comparable de 1.871 millones de euros, que supusieron un avance desde los 833 millones de 2017, que supuso un BPA de 7,027 euros por acción, batiendo tanto estimaciones (+69,61%) como los 3,85 eur/acn del año pasado. La compañía informó que pretender repartir un dividendo de 2,04 euros por título a cuenta del ejercicio tras la aprobación en su junta anual el próximo 16 de mayo.

Semana del 11 al 15 de marzo

  • MIÉRC. 13 MARZO
  • JUEVES 14 MARZO

Adidas: La marca de ropa deportiva consiguió en 2018 unos ingresos de 21.915 millones de euros, un 0,26% por debajo de lo esperado, pero mejorando en un 3,28% la facturación de 2017. Con un EBITDA de 2.882 millones, el beneficio neto comparable escaló un 26% hasta los 1.706 millones de euros, que se tradujeron en un BPA de 8,441 euros por título, batiendo tanto estimaciones (+0,78%) como los 6,624 eur/acn del año anterior. La compañía, que aclaró que sus datos se vieron beneficiados por la reforma económica de Trump, declaró que para el presente año espera un crecimiento de sus ventas entren un 5% y un 8%, a pesar de prever una caída del consumo en los clientes de Estados Unidos.

E.On: La energética decepcionó tras presentar unos ingresos durante el año un 22,13% por debjao a los obtenidos en 2017 con 29.565 millones de euros, por debajo de los 37.797 millones esperados por analistas. Con un EBITDA de 4.840 millones, el beneficio neto comparable sí consiguió elevarse un 5,47% con 1.505 millones de euros, que le reportaron un beneficio por acción de 0,695 euros por acción, por encima de los 0,664 eur/acn esperados por analistas y superando el registro de 2017 en un 3,73%. La compañía achaca los malos resultados en comparación con 2017 con la caída de los ingresos en las redes de distribución de electricidad y a los ingresos extraordinarios por la devolución del impuesto sobre la energía atómica. Además, la compañía propondrá el reparto de un dividendo de 0,43 euros por título a cuenta de 2018.

RWE: La energética alemana sufrió un desplome de sus ingresos del 69,66% tras obtener 13.529 millones de euros que, sin embargo, superaron las estimaciones en un 2,61% y le reportaron un EBITDA de 1.521 millones. Fruto de estos datos, el beneficio neto comparable descendió un 52% con 591 millones, por debajo de los 662 esperados por mercado, que se tradujeron en un BPA de 0,95 euros por acción, muy por debajo tanto de estimaciones (-8,03%) como de los 2 eur/acn del año pasado. La ‘utility’ explicó que la caída de las cifras al descenso de los precios mayoristas de electricidad y los costes del programa de eficiencia en la generación convencional de electricidad. Sin embargo, el consejero delegado de RWE, Rolf Martin Schmitz, explicó que el negocio operativo va según los planes y que la base financiera es buena. La dirección y el consejo de supervisión propondrán en la próxima junta general de accionistas el reparto de un dividendo de 0,7 euros por títulos.

Deutsche Lufthansa: La aerolínea alemana consiguió en 2018 un beneficio neto comparable de 2.066 millones de euros, que aunque descendió un 17%, mejoró las previsiones en un 4,66%, traduciéndose en un 4,376 eur/acn, batiendo estimaciones a pesar de suponer un retroceso respecto a los 5,295 euros por acción. Esta caída tuvo lugar a pesar de que los ingresos incrementaron un 0,74% hasta los 35.844 millones, un 1,04% por debajo de lo esperado, que le reportaron un EBITDA de 5.179 millones de euros. Después de la presentación, la compañía propondrá el reparto de un dividendo de 0,8 euros por título a cuenta de 2018.

Dufry: El minorista suizo no cumplió con las estimaciones tras obtener un beneficio por acción comparable de 7,310 francos suizos por acción que, aunque defraudaron a los analistas (-5,86%), sobrepasaron los 6,87 chf/acn de 2017, gracias a un aumento del beneficio neto del 3,07% hasta los 379,2 millones. Este crecimiento estuvo impulsado por unos ingresos de 8.685 millones de francos suizos, que supusieron una mejora del 3,68% respecto al año pasado y le reportaron en EBITDA de 1.040 millones de francos suizos. Tras la presentación, la compañía declaró que los datos se vieron afectados por un tercer trimestre duro en España, Brasil y Argentina, y aunque de cara al próximo año parece que los desafíos en estos países van a persistir, el minorista cree que su modelo de negocio y fundamentales se mantendrán fuertes.

Oracle: La tecnológica obtuvo en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal 2019 unos ingresos de 9.618 millones de dólares (+0,28% vs estimaciones), cayendo un 1,62% respecto al año pasado y reportándole un EBITDA de 4.562 millones. Este dato se tradujo en un beneficio neto comparable de 3.156 millones de dólares, que aunque supuso un retroceso de casi el 10% respecto a 2017, mejoró lo previsto en un 1,45%. Así, el BPA escaló un 4,82% hasta los 0,87 dólares por título, batiendo además los 0,841 usd/acn esperados por consenso.

¿Hablamos?

Si prefieres solicita una cita sin compromiso con un asesor personal.

He leído y acepto lapolítica de privacidad
Usted consiente a Renta 4 Banco, como responsable de los datos aportados, para que los utilice con la finalidad de ejecutar el servicio solicitado. Estos datos, serán tratados exclusivamente por empresas del grupo Renta 4 y no serán cedidos a terceros salvo obligación legal. Asimismo, usted tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos entre otros derechos. Para más información, consulte nuestra política de privacidad.


Acepto recibir información comercial de Renta 4 Banco
Escribe los siguientes caracteres: