Ideas de inversión

Tecnología, pilar estructural en rentabilidades a largo plazo

Diego Santo Domingo

Gestor de Renta 4 Gestora

Ante las fuertes subidas del sector tecnológico durante 2023 y lo que llevamos del 2024, surge la pregunta, ¿es buen momento para invertir en tecnología? ¿Debería reducir exposición? En mi opinión, siempre hay que tener un alto porcentaje de nuestra cartera expuesto a este sector y se debería aprovechar cualquier corrección macro para incrementar el peso del mismo.

¿Motivos? La tecnología ha demostrado ser un motor fundamental del crecimiento económico y empresarial en las últimas décadas, y no hay indicios de que esta tendencia vaya a cambiar en el futuro. Al contrario, probablemente se acelere.

Como inversor en bolsa, debes tener presente que las cotizaciones de las compañías descuentan los beneficios esperados a futuro, y que las mayores tasas de crecimiento de los mismos (sostenidas a lo largo de los años) se encuentran en este ámbito. Es indiscutible el creciente peso que la tecnología ha tenido, tiene y tendrá en nuestras sociedades, con una penetración constante en su peso respecto al PIB total de un país, fruto de su mayor crecimiento estructural. Es decir, que la tasa de crecimiento media anual de este sector viene siendo históricamente superior a la media del PIB del país en cuestión, lo que otorga mayor potencial de crecimiento en beneficios, y por ende, mayor potencial de revalorización en las compañías.  La tecnología está cada vez más presente en todos los aspectos de nuestra vida, desde la forma en que trabajamos y nos comunicamos hasta la forma en que consumimos bienes y servicios. Esta tendencia asegura un mercado amplio y en expansión para las empresas tecnológicas.

La falta de exposición a tecnología en las carteras ha privado a muchos inversores de altísimas rentabilidades a lo largo de los años. Siempre han existido y existirán, inversores catastrofistas que esperan un mejor momento para invertir en el sector… pero incluso con las caídas del 2022, probablemente no hayan ni quiera llegado a invertir confiando en que el sector todavía tenía que corregir más. La pregunta es, ¿qué nivel de corrección es suficiente? Mi consejo, no intentes buscar el suelo y disparar una sola bala en un único momento. Si te gusta una empresa tras realizar un análisis exhaustivo de su producto, posicionamiento, negocio, perspectivas de crecimiento… ¿por qué no ir aprovechando las caídas para hacer posición a niveles de precio más atractivos? Muchas veces las discrepancias entre economía real y mercados ofrecen atractivas oportunidades de inversión.

La exposición a tecnología sigue siendo una pieza clave para conseguir atractivas rentabilidades en el medio-largo plazo. Esto hila con el anterior argumento de su mayor peso en porcentaje sobre PIB: si no incrementa el peso de tu cartera en tecnología, dejas de estar expuesto a ese incremento potencial del PIB (beneficios) y, por lo tanto, tus rentabilidades probablemente sean inferiores a las generadas por los principales índices de referencia.

Si nos fijamos en el periodo 2014-2023 en EE.UU., usando pesos en función de la capitalización del mercado, las empresas tecnológicas lo han hecho mejor en 9 de 10 años comparado con el universo de las 1.500 mayores empresas americanas. En esta línea, de este gran grupo anterior, cerca del 37% están representadas por empresas tecnológicas, aumentando respecto al 10% que pesaba en los años 70. Es decir, hoy en día, casi el 40% de tus inversiones deberían estar en el sector tecnológico.

¿Por qué ha sido, es y será tan importante la tecnología? Sirva como ejemplo que la tecnología es una gran herramienta para seguir mejorando la productividad laboral, siendo una potente herramienta deflacionaria en un entorno de elevado crecimiento de precios como el actual. Además, como comentábamos, cada vez está más presente en nuestra sociedad (móviles, televisiones, autos…), donde gracias a una innovación constante por sus esfuerzos en I+D, habilita el surgimiento de nuevos mercados con un enorme potencial, como el relacionado con la AI Generativa. Estas nuevas tendencias ofrecen indicios de lo que puede llevarnos a otra nueva década de rentabilidades por encima de la media del PIB de los países, y, por lo tanto, de rentabilidades superiores al resto de sectores de inversión.

Renta 4 Megatendencias Tecnología: una forma diversificada de invertir en tecnología

Para conocer la rentabilidad por año específico, consultar la ficha del fondo. Rentabilidades pasadas no son un indicador fiable de rentabilidades futuras.

Es entendible que no todo el mundo tiene la posibilidad de hacer un análisis exhaustivo de las compañías tecnológicas. Además, con la volatilidad, en este sector es interesante diversificar la cartera de activos para balancear las rentabilidades negativas. ¿Cómo invertir entonces en esta megatendencia?

El fondo Renta 4 Megatendencias Tecnología se coloca como una opción interesante para entrar en este sector, ya que invierte en las principales compañías del mundo que buscan disrupción y avances, diversificando en los diferentes subsectores de esta megatendencia y apostando por las compañías líderes de estos. Desde su salida en 2020, y tras volatilidad experimentada en 2022, el fondo acumula una rentabilidad anualizada superior al 17%.   

Si bien es cierto que el sector tecnológico puede experimentar periodos de volatilidad, es importante no confundir estas fluctuaciones a corto plazo con el crecimiento estructural a largo plazo. La historia nos ha demostrado que las empresas tecnológicas líderes han sido capaces de superar las turbulencias del mercado y generar retornos extraordinarios para sus inversores. 

Más ideas de inversión

Consulta otras ideas de inversión e identifica nuevas oportunidades
Recibe cada día en tu email la actualidad de los mercados

La presente idea no constituye asesoramiento de inversión. Se informa al inversor de que los instrumentos o inversiones a los que se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos, su situación financiera o su perfil de riesgo. No se trata de una oferta, invitación de compra o suscripción o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato o decisión. Se recomienda revisar la información legal de los productos, especialmente las características y los riesgos, antes de tomar decisiones. El Grupo Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso del contenido de esta emisión. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. 

INVERSIÓN NO GARANTIZADA. Las inversiones de Renta 4 Megatendencias, están sujetas a las fluctuaciones del mercado y otros riesgos inherentes a la inversión en valores, por lo que el valor de adquisición de Renta 4 Megatendencias y los rendimientos obtenidos pueden experimentar variaciones tanto al alza como a la baja y cabe que un inversor, no recupere el importe invertido inicialmente. El fondo Renta 4 Megatendencias asume un riesgo derivado de las fluctuaciones del tipo de cambio de divisas. Este fondo puede invertir un porcentaje del 25% de la exposición total en emisiones de renta fija de baja calidad crediticia, por lo que tiene un alto riesgo de crédito. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. El grupo Renta 4 recibe honorarios por comercialización y/o gestión de Renta 4 Megatendencias. Más información en r4.com.

Renta 4 Megatendencias, inscrito con el nº 5427 en CNMV. Sociedad Gestora: Renta 4 Gestora, S.G.I.I.C., S.A. Entidad Depositaria: Renta 4 Banco S.A. Puede consultar los folletos informativos de nuestros fondos de inversión y los documentos con los datos fundamentales para el inversor en cualquiera de nuestras oficinas, en nuestra web o en los registros de la CNMV (www.cnmv.es).

El riesgo de la inversión dependerá principalmente de los siguientes factores:

  • La evolución de la cartera va a determinar el valor liquidativo al que un cliente pueda reembolsar su inversión en el fondo.

  • Riesgo de falta de liquidez: es fundamental considerar la periodicidad en la publicación del valor liquidativo, la existencia de plazos de preaviso para la solicitud de reembolsos y la existencia de plazos de liquidación de los reembolsos solicitados.

  • Riesgo de divisa (si el fondo invierte en divisa distinta) o riesgo de apalancamiento (si invierne en derivados).