Ideas de inversión

De la recesión más esperada de la historia que todavía no se ve por ningún lado

Javier Galán

Gestor de Fondos

Hace doce meses la narrativa era la inminente recesión que muchos llamábamos: “La recesión más esperada de la historia”, pues bien, esta todavía no se ve por ningún lado, por lo que muchos inversores ahora la esperan para 2024.

En primer lugar, creemos que es muy improbable que tengamos una recesión comparable a la de 2008, y si el escenario más negativo es una recesión leve, no debemos estar excesivamente preocupados, en nuestra opinión. De hecho, durante un ciclo económico completo hay momentos largos de expansión económica, seguido de un periodo mucho más corto de recesión que no suele ser profundo, sino rápido y transitorio.

Esperamos que las presiones inflacionistas sigan retrocediendo, lo que permitirá a los bancos centrales reducir la presión monetaria. El riesgo es que esa bajada de tipos de interés se produzca por un deterioro significativo de la macroeconomía, que en un primer momento se traduzca en una corrección de los mercados de renta variable.

El escenario base es que la economía global mantenga su senda de crecimiento, aunque sea débil. El riesgo de asistir a algún episodio de estrés cíclico o financiero, debido al fuerte ciclo de subidas de tipos de interés de los últimos dos años y un tenso contexto geopolítico, hace que las previsiones para los próximos doce meses sean difíciles.

Las empresas y consumidores no son los únicos agentes que podrían verse bajo presión en los próximos meses. La relación deuda-PIB mundial actualmente se sitúa muy cerca del 100%, que es bastante superior al de antes de la pandemia. Aunque no esperamos una crisis de deuda como la que vivimos en 2011 con Grecia, Italia, Irlanda, Portugal y España, es un riesgo que se debe contemplar al haber muchos otros países con unos niveles de deuda excesivamente elevados para los tipos de interés que tenemos actualmente, incluyendo EE. UU.

Además de estos riesgos, casi todos los años tienen sus propios “shocks” imposibles de anticipar y que la única forma de gestionarlos es a través de una correcta diversificación por tipo de activos.

Por último, en 2024 podrían surgir sorpresas positivas, como una aceleración del crecimiento económico, enfriamiento de las presiones inflacionistas y consiguiente bajada de tipos de interés, relajación de las tensiones bélicas o una adopción más rápida de lo esperado de la tecnología basada en la Inteligencia Artificial que resulte en una rápida mejora de productividad y mejora de márgenes empresariales. Por eso, a pesar de todos los riesgos discutidos, mantener la inversión de acuerdo con el perfil de inversión de cada uno de nosotros sea probablemente la mejor estrategia.

"Puede ser una buena idea ajustar y reequilibrar las combinaciones de inversión en los diferentes tipos de activos"

Si hubiera una recesión en 2024, es probable que asistamos a una corrección del -10%/-15% de las bolsas, que debería revertirse en un plazo bastante corto una vez que los bancos centrales comiencen a bajar los tipos de interés que amortigüen el deterioro tanto de la economía como de los mercados.

También vale la pena recordar que cuando hay cambios tan relevantes en el escenario de inversión, como el actual por la subida de tipos de interés, puede ser una buena idea ajustar y reequilibrar las combinaciones de inversión en los diferentes tipos de activos, pero nunca cambios tan relevantes que se modifique el perfil de riesgo.

La inversión en renta fija la vemos clara: permanecer invertidos en bonos de empresas muy fiables y beneficiarnos de la rentabilidad altamente segura que nos ofrece actualmente el mercado de capitales, que amortiguará casi cualquier escenario negativo de los mercados más volátiles como el de renta variable.

En la inversión en renta variable. El espectacular comportamiento de las acciones tecnológicas de megacapitalización (“los 7 Magníficos”) ha sido una característica esencial del mercado estadounidense en 2023, sin los cuales, el rendimiento no sería de +20% si no de un frustrante +3%. El S&P 500 cotiza a 19x PER’24e con expectativas de crecimiento de los beneficios del +11% que quizás sean algo optimistas si se mantiene la tendencia de desaceleración económica vista en 2023. Sin embargo, el elevado peso de las 7 compañías tecnológicas con mayor peso en el S&P esconden una valoración muy razonable de 15x PER’24e (6,6% Earnings Yield) para el resto del índice lo que aporta más apoyo en términos de valoración de lo que en un primer momento parece. Los elevados tipos de interés y la desaceleración económica no disipan las dudas sobre una posible recesión que, de haberla, no debería ser ni muy intensa ni muy duradera por el gran margen de actuación que tiene la Fed a la hora de rebajar los tipos de interés si fuera necesario.

En Europa, el punto de partida es bastante atractivo en términos de valoración a 12x PER’24e (8,3% Earnings Yield) con un crecimiento esperado de los beneficios nada exigente (+4%e), que descuenta en nuestra opinión, una probabilidad significativa de recesión. La inflación se ha reducido mucho y es posible que estemos en el entorno del 2%-2,5% en la primera parte del año, lo que podría alimentar un escenario positivo para las bolsas que debería llevar a los índices europeos por encima de los máximos alcanzados a finales de 2021.

Así, para nuestro fondo mixto global moderado: Renta 4 Activos Globales FI, la planificación de rentabilidad para los próximos 3 años, si mantenemos la exposición por tipo de activos actual (80% RF y 20% RV) con las rentabilidades que esperamos en ambos tipos de activos, serían: retornos del +20,3% a 3 años que se distribuirían en: +12,2% lo que aportaría el 80% invertido en renta fija, y +8,1% lo que aportaría el 20% de exposición a renta variable, como se observan en la siguiente tabla:

 

 

La rentabilidad anualizada a 3 años, por tanto, estaría muy cerca del +7% anual, lo que supondría obtener una rentabilidad parecida a la que ha ofrecido la renta variable en el último siglo, y es el motivo principal que fortalece nuestra idea de no tomar decisiones direccionales con los mercados, ni incrementar la exposición a activos de mayor volatilidad mientras tengamos este potencial de rentabilidad alcanzable con una inversión moderada.

 

Artículo escrito por Javier Galán, director de Inversiones de Renta Variable de Renta 4 Gestora, en Cinco Días. 

Más ideas de inversión

Consulta otras ideas de inversión e identifica nuevas oportunidades
Recibe cada día en tu email la actualidad de los mercados

El presente análisis no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben. El inversor que tenga acceso al presente análisis debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstos no han sido tomados en cuenta para la elaboración del presente análisis, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario.

El contenido del presente documento así como los datos, opiniones, estimaciones, previsiones y recomendaciones contenidas en el mismo, han sido elaborados por Renta 4, con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión del análisis y está sujeto a cambios sin previo aviso. Este documento está basado en informaciones de carácter público y en fuentes que se consideran fiables, pero dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Renta 4 por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita en cuanto a su precisión, integridad o corrección.

Renta 4 no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir de base a ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Renta 4 no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa o indirecta que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido. El inversor tiene que tener en cuenta que la evolución pasada de los valores o instrumentos o resultados históricos de las inversiones, no garantizan la evolución o resultados futuros.

El precio de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra del interés del inversor incluso suponerle la pérdida de la inversión inicial. Las transacciones en futuros, opciones y valores o instrumentos de alta rentabilidad (high yield securities) pueden implicar grandes riesgos y no son adecuados para todos los inversores. De hecho, en ciertas inversiones, las pérdidas pueden ser superiores a la inversión inicial, siendo necesario en estos casos hacer aportaciones adicionales para cubrir la totalidad de dichas pérdidas.

Por ello, con carácter previo a realizar transacciones en estos instrumentos, los inversores deben ser conscientes de su funcionamiento, de los derechos, obligaciones y riesgos que incorporan, así como los propios de los valores subyacentes de los mismos. Podría no existir mercado secundario para dichos instrumentos.

Cualquier Entidad integrante del Grupo Renta 4 o cualquiera de las IICs o FP gestionados por sus Gestoras, así como sus respectivos directores o empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos a los que se refiere el presente documento, directa o indirectamente, o en cualesquiera otros relacionados con los mismos; pueden negociar con dichos valores o instrumentos, por cuenta propia o ajena, proporcionar servicios de asesoramiento u otros servicios al emisor de dichos valores o instrumentos, a empresas relacionadas con los mismos o a sus accionistas, directivos o empleados y pueden tener intereses o llevar a cabo cualesquiera transacciones en dichos valores o instrumentos o inversiones relacionadas con los mismos, con carácter previo o posterior a la publicación del presente análisis, en la medida permitida por la ley aplicable.El Grupo Renta 4 Banco tiene implementadas barreras de información y cuenta con un Reglamento Interno de Conducta de obligado cumplimiento para todos sus empleados y consejeros para evitar o gestionar cualquier conflicto de interés que pueda aflorar en el desarrollo de sus actividades.

Los empleados de Renta 4, pueden proporcionar comentarios de mercado, verbalmente o por escrito, o estrategias de inversión a los clientes que reflejen opciones contrarias a las expresadas en el presente documento.

Ninguna parte de este documento puede ser: (1) copiada, fotocopiada o duplicada en ningún modo, forma o medio (2) redistribuida o (3) citada, sin permiso previo por escrito de Renta 4. Ninguna parte de este análisis podrá reproducirse, llevarse o transmitirse a aquellos países (o personas o entidades de los mismos) en los que su distribución pudiera estar prohibida por la normativa aplicable. El incumplimiento de estas restricciones podrá constituir infracción de la legislación de la jurisdicción relevante.

El sistema retributivo del autor/es del presente análisis no está basado en el resultado de ninguna transacción específica de banca de inversiones.

Renta 4 Banco, S.A., es una entidad regulada y supervisada por el Banco de España (BdE) y por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) respecto a los servicios de inversión y auxiliares.
Renta 4 Banco, S.A. Paseo de la Habana, 74, 28036 Madrid